Después de semanas de especulaciones llegó la confirmación oficial. Shakira y Gerard Piqué ponían fin a su relación tras doce años juntos y dos hijos en común. El futbolista se ha mudado a su piso de soltero en el centro de Barcelona y la cantante colombiana se ha refugiado en su familia, especialmente en sus padres, que han viajado desde Miami para arroparla. Se habla de posibles infidelidades por parte del futbolista, de una relación muy tensa entre ambos… Pero ¿cómo está la artista afrontando esta separación? La ropa habla mucho de nuestro estado de ánimo y de lo que queremos comunicar y si analizamos sus últimos estilismos podríamos decir que «Shakira ha comenzado su propia venganza».

Cuando ya los rumores de crisis sonaban con fuerza, la cantante acudió al Festival de Cannes y pisó la alfombra roja con un vestido que era toda una declaración de intenciones. ¿Os acordáis del ya mítico vestido de la venganza de Diana de Gales? Pues el de Shakira era igual, pero en versión latina.

Shakira, con el vestido

Como si nada estuviera pasando en su vida, la cantante asistió por primera vez al famoso festival para la premiere de la película ‘Elvis’. Muy sonriente y, aparentemente feliz,  Shakira sorprendió con un vestido de alto impacto concebido para resaltar sus curvas. Un clásico de alfombra roja para las estrellas más sensuales.

El modelo en cuestión era un vestido negro largo que enmarcaba su figura, con un sugerente escote palabra de honor en forma de corazón y una abertura, todavía más sugerente, que dejaba ver su pierna al completo. Para acompañarlo, unas sencillas sandalias de tiras, unos guantes al codo semitransparentes, también en negro, y un anillo y collar de diamantes de Chopard. Con su larga melena en un tono pelirrojo y su estilismo parecía la reencarnación sobre la alfombra roja de la ‘Gilda’ de Rita Hayworth.

La poderosa actitud de Shakira a través de su estilismo ante los ojos de todos en un momento tan duro para ella, nos recuerda a la de Diana de Gales cuando decidió ir a una fiesta en Londres, el mismo día que su exmarido, Carlos de Inglaterra, reconocía públicamente su infidelidad durante el matrimonio con Camilla, luciendo un vestido que desafiaba todos los códigos del protocolo royal en aquella época. El modelo ha pasado a la historia como «el vestido de la venganza» y ahora Shakira también tiene su propia versión del vestido e versión latina.