Su estilo propio y su forma de vida dedicado a capturar la belleza desde la sencillez, definen a Sandra Gago. Su gusto a la hora de vestir le ha servido de pasaporte al estrellato. Las firmas de moda se la rifan, ha sido portada de las grandes revistas de nuestro país e imagen de campañas publicitarias de relevancia. Ella transforma en ‘hit’ todo lo que se pone.

Sus estilismos destacan por ser sencillos, clásicos, elegantes… pero con un toque moderno que nos apasiona y que la ha posicionado en lo que es, una de las modelos con más estilo de nuestro país. Sus fotos, naturales, cuentan con los tintes necesarios para captar nuestra atención. Y es precisamente lo que ha pasado con la última imagen que ha publicado en su Instagram y el último look de invitada que ha elegido. Ha sido ver su último conjunto y quererlo para nosotras. ¿Lo mejor? Hemos fichado la prenda protagonista: un vestido midi fluido de flores. Afortunadamente, el diseño exacto que lleva está disponible en la web, desde la talla 34, hasta la 42.

Sandra Gago nos enamora con otro estilismo impecable

No hay prenda que se le resista porque a ella, ¡todo le queda bien! Como muestra, el último modelito que ha llevado en su última fotografía. Es de la firma francesa Isabel Marant (940 euros): de mezcla de seda y manga tres cuartos abullonada. Es el color crudo y está salpicado con flores en color lavanda.

Sandra también estuvo de lo más acertada con los accesorios. Eligió como calzado unas sandalias con plataforma y tacón en color ‘nude’ para no restar glamour al diseño y unas sofisticadas pulseras de diamantes en oro blanco, de Rabat, que ponían el broche de oro final.

Y siguiendo con su máxima de menos es más, apostó por un maquillaje efecto ‘cara desnuda, que destacada por la naturalidad sin potenciar demasiado ningún rasgo específico del rostro.

El drapeado de su vestido hace más delgada

Aunque no son novedad, están arrasando como nunca. Y no nos extraña porque sientan de maravilla. Es más, son prendas diseñadas para estilizar la figura, por eso sientan bien a todos los tipos de cuerpos. Con los vestidos fruncidos se pueden disimular fácilmente las zonas que más nos preocupan por el exceso de volumen: el pecho, la cintura o la cadera.

Si tu objetivo es disimular la tripa, elige uno que tendrá el drapeado en la cintura y acertarás seguro. Por lo tanto, es la opción más acertada para lucir un modelito ajustado pero que no quede excesivamente apretado. Y es que otra de las grandes ventajas de esta prenda es que normalmente están confeccionados con telas flexibles, asegurando la comodidad.