Rocío Flores se ha decantado por un vestido que es ideal para lucir moreno, adaptarse a los cambios de temperatura y lo más importante: ir comodísima.


Poco a poco vamos diciendo adiós a los días de sol y playa. Pero para que acabe el verano aún quedan unas semanas y hay quien está apurándolas al máximo. También quien, como Rocío Flores, han encontrado un vestido que nos ayude a llevar esa transición de la mejor manera posible sin tener que lanzarnos aún a hacer el cambio de armario.

Un vestido digno de Ibiza

La nieta de Rocío Jurado ya está de vuelta en casa, pero ha querido rescatar una fotografía de hace unos días, en Ibiza en la que luce un vestido que se adapta a la perfección al espíritu de la moda de la isla, la Adlib. Los diseños más ibicencos están ligados al blanco, el color que Rocío elige justo para este look sobre una cama balinesa.

Pero, aunque la imagen veraniega nos lleve a esos días de sol y playa, la elección de la joven es todo un acierto para esos periodos intermedios en los que no sabemos qué ponernos. Porque este tipo de prendas, tipo caftán, han reinado durante todo el verano, pero ahora también saben cómo adaptarse a lo primeros días del otoño.

Del verano al otoño

Su vestido, al ser de manga larga y tener un largo hasta el tobillo se adapta a esos cambios de clima sin problemas. Además, la silueta ancha propicia que la comodidad sea la reina del estilismo. Adaptarlo al otoño es ahora cosa más de complementos que de diseño.

Un cinturón y unas botas o unos botines pueden darle el toque que necesita a un vestido blanco inmaculado que ha paseado por las playas ibicencas, sin desentonar ni lo más mínimo gracias a unas sandalias planas y unas pulseras tobilleras.

Una idea, varias opciones

El vestido de Rocío Flores se postula como una de esas prendas que veremos bastante durante las próximas semanas. El suyo es de la firma Moda Concept Spain, una marca de la que ya le hemos visto algunas prendas más, también en ese tono blanco luminoso.

Sin embargo, no es la única opción, porque otras firmas, incluidas las low cost como Zara o la sueca H&M, también tienen claro que este año los caftanes, incluidos los blancos, son para el otoño. Así que se abre un abanico de posibilidades en cuanto a los largos, las mangas y los escotes. Desde los de pico a los redondos, pasando por mangas tres cuartos y largos midi. Todo es válido si sabemos cómo conjuntarlo.