La hija de Rocío Jurado ha vuelto a conquistar a la audiencia en la final de su documental. En esta ocasión, con un traje de Zadig & Voltaire de casi 800 €.


Además de por sus lágrimas y sus palabras, Rocío. Contar la verdad para ser viva, la impactante serie documental de Rocío Carrasco ha estado marcada por un significativo color: el fucsia. Durante todos los episodios de esta polémica serie, la hija de Rocío Jurado ha dado un estremecedor testimonio sobre su vida que ha removido la conciencia de todos nosotros y ha levantado ampollas en el universo Mediaset. Unas declaraciones que ha relatado siempre llevando el mismo look: un traje de intenso color fucsia que nos recordaba (y mucho) al diseño que eligió su madre para su boda junto a Antonio David Flores, el 31 de marzo de 1996. Sin embargo, para la gran final de este comentado formato, Rociíto ha querido sorprender aún más al mundo y ha elegido un original traje de dos piezas repleto de corazones.

Así ha sido el traje que Rocío Carrasco ha llevado en la final de su docuserie

Ayer, la primera temporada de la serie documental de Rocío Carrasco (ahora sabemos que habrá una segunda entrega) terminaba por todo lo alto. Este capítulo final consistía en una esperada entrevista a la protagonista del momento junto a Carlota Corredera y otros muchos colaboradores de Sálvame. Para ella, la madre de Rocío Flores eligió, como de costumbre, un traje de dos piezas. Aunque en esta ocasión, a diferencia del resto de apariciones en la pantalla en las que la vimos de fucsia, amarillo y azul klein, ha querido que sea un modelo estampado.

Se trata de un diseño de corazones en blanco y negro de Zadig et Voltaire, una de las marcas francesas más conocidas en España; compuesto por una blazer de jacquard francés repleta de corazones de todos los tamaños y un pantalón a conjunto de pata ancha y corte cropped. Un dos piezas muy actual que ronda los 800 euros y que, sin lugar a dudas, destilaba modernidad y buen gusto.

Como el color fucsia que llevó durante toda la grabación del documental se convirtió en un importante símbolo social de poder femenino; Rocío Carrasco no ha querido eliminarlo por completo de su estilismo en este último y esperadísimo programa. Por ello, ha querido combinar su original traje de corazones con prendas y complementos en este intenso color rosa. Ha elegido una blusa de corte lencero y tejido satinado teñida en este llamativo color y se ha subido a unas elegantes sandalias de tacón con detalles en el mismo tono. Un acierto que desde aquí aplaudimos y que deja claro que el fucsia es, desde ya, el color más representativo de la hija de ‘la más grande’.