John Galliano es un diseñador de moda británico famoso por sus diseños peculiares y atrevidos. Un diseñador que dirigió las casas de alta costura Givenchy y Christian Dior.


Sin embargo, en el año 2011 su carrera cayó en picado cuando fue arrestado en un bar de París tras realizar comentarios antisemitas. 

Durante los 13 años que Galliano estuvo en Dior, el diseñador apostó por una moda sofisticada, extravagante, teatral e irreverente. Sumamente incomprendido, había ocasiones en las que lo más esperado del desfile era la aparición final del diseñador vestido de torero, de capitán o de indio. 

De Gibraltar a Londres: los primeros años

John Galliano, cuyo nombre original es Juan Carlos Antonio Galliano-Guillén, nació en Gibraltar el 28 de noviembre de 1960. Su madre española y su padre gibraltareño pronto se trasladaron al sur de Londres cuando el pequeño John apenas contaba con 6 años. Sin embargo, el cambio de residencia y la transición fueron un tanto difícil para toda la familia. 

Su madre, profesora de flamenco, siempre quiso presumir del abolengo de su familia, hasta el punto de vestir a John con trajes muy vistosos y llamativos incluso para ir al colegio, el Wilson’s School of Wallington, o para estar por casa. No obstante, esto le sirvió al futuro diseñador para desarrollar una sensibilidad audaz y una gran capacidad de creatividad. 

Sus estudios y su primera incursión en el mundo de la moda

Con 21 años, John Galliano se matriculó en el Central Saint Martins College of Art and Design. Mientras estaba en esta escuela, trabajó como vestidor para el Teatro Nacional Británico, una de las compañías más importantes en el Reino Unido, asegurándose de que todos los actores vistieran a la perfección. 

Su colección de graduación en 1984, inspirada en la Revolución Francesa y titulada Les Incroyables, fue comprada en su totalidad por la boutique de moda independiente londinense, Browns. 

Poco después de graduarse en la escuela, John pudo establecer ya su propia firma y disfrutar del apoyo financiero de varios patrocinadores. Sus colecciones eran un tanto sorprendentes y complejas. Esto, unido a sus escasas dotes de destreza comercial, supusieron que la firma tuviera que declararse en quiebra en 1990. 

Diseñador jefe de Givenchy en 1995

A pesar de este primer fracaso, Galliano no se rindió y siguió buscando apoyo financiero para producir diseños de forma intermitente. Para ello, se mudó a París y comenzó a entablar relación con una serie de importantes clientes. De esta época se recuerdan su colección Napoleón y Josefina, de marzo de 1992, inspirada en la historia de amor de estos personajes, y la colección Princesa Lucrecia, en octubre de 1993, inspirada en esta princesa rusa. 

john galliano

Gracias a estas colecciones y a su talento y tenacidad, conoció y obtuvo el apoyo de la editora jefe de la revista Vogue, Anna Wintour, y del director creativo de Vogue para la edición estadounidense, Andre Leon Talley. 

Wintour y Talley presentaron a John al mecenas y coleccionista de moda y arte estadounidense Sao Schlumberger. Sao le prestó a Galliano su casa para hacer un desfile de moda y varias de las mejores modelos del momento trabajaron gratis para él. La colección tuvo tal éxito que Schlumberger se prendó de Galliano. 

Tanto es así que John fue nombrado diseñador jefe de Givenchy en 1995, convirtiéndose así en el primer diseñador británico en dirigir una casa francesa de alta costura. 

Reclutado por Christian Dior

En Givenchy apenas permaneció dos años, ya que en 1997 fue reclutado por la firma Dior. Fue allí donde Galliano creó algunas de las colecciones más famosas de la industria de la moda. Una de las más aplaudidas fue la de Blanche Dubois en octubre del 2008, una colección inspirada en la película de 1951 Un Tranvía Llamado Deseo

Su primer desfile para Dior coincidió con el 50 aniversario de la firma, el 20 de enero de 1997. Aunando la firma francesa y su propia marca, Galliano realizó desde 1997 al 2011 seis colecciones de alta costura y de ropa informal al año

Su despido de Dior en 2011 

En el año 2011, en cambio, la vida de John Galliano dio un giro copernicano imprevisto. El tabloide británico The Sun publicaba un vídeo del diseñador en el que se le veía realizando comentarios e insultos antisemitas a unos turistas italianos en la terraza de un bar de París. Su comportamiento fue un tema muy discutido ya no solo en el mundo de la moda, sino en la sociedad actual. 

Según la versión policial, los agentes se abalanzaron y detuvieron al diseñador tras los insultos antisemitas y se percataron de que John había estado bebiendo y no se encontraba en buen estado. Galliano fue puesto más tarde en libertad sin cargos, 

Después de ser suspendido en febrero del 2011, Christian Dior anunció en marzo de ese mismo año que había decidido despedir de forma permanente a Galliano. El diseñador denunció a la firma por despido improcedente, reclamando una indemnización de entre 2,5 y 13 millones de euros. 

Sin embargo, el 5 de noviembre del 2014 se pronunciaba la sentencia en favor de la procedencia del despido, condenando a pagar a Galliano un euro simbólico a cada una de las firmas a las que había denunciado. Un mes antes de la sentencia se daba a conocer que Galliano sería el nuevo director artístico de la Maison Martin Margiela

John Galliano fue nombrado Diseñador Británico del Año en 1987, 1994 y 1997 y Caballero de la Legión de Honor francesa en 2009, un galardón otorgado previamente a personalidades tan influyentes como Yves Saint Laurent o Suzy Menkes. 

A pesar de todos estos logros y de contar con figuras como Charlize Theron o Sarah Jessica Parker como musas reconocidas, Galliano es uno de los más claros ejemplos de cómo alguien puede caer en picado después de haber estado en lo más alto. No obstante, es un diseñador de moda que nunca deja indiferente y, a día de hoy, sigue teniendo una legión incondicional de seguidores.