Jean-Paul Gaultier es un diseñador de moda francés nacido el 24 de abril de 1952 en la comuna de Arcueil (Val-de-Marne).


Con solo 18 años, pasó a formar parte de la firma de Pierre Cardin antes de pasar a Jacques Esterel y Patou. El debut de la propia colección de Gaultier fue en 1976, aunque no lanzó oficialmente su propia casa de diseño hasta 1982. 

El estilo de Gaultier desafía los convencionalismos y los estándares de la moda. En 1990, colaboró con Madonna para crear sus famosos sostenes y corsés cónicos. En 2003, Gaultier se convirtió en diseñador jefe de Hermés, donde trabajó hasta el 2011. Un año más tarde, Diet Coke lo nombró su nuevo director creativo. 

Sus años de infancia y las primeras influencias

Jean-Paul Gaultier era hijo de un contable y una cajera de supermercado. Desde muy pronto, desarrolló un enorme gusto por la moda. Gran parte de su infancia la pasó junto a su abuela materna y fue en ella donde encontró sus primeras influencias, fascinándole los corsés que utilizaba y que guardaba en su armario. Incluso una vez llegó a crear un sostén para un oso de peluche, un diseño que presentaría años más tarde en una de sus colecciones. 

Con solo 13 años, Gaultier creó una serie de diseños para su madre y su abuela. Le encantaban las revistas de moda y así se mantenía al día con los últimos trabajos de los grandes diseñadores del momento. Fue así como, al igual que ellos, comenzó a desarrollar sus propias colecciones. 

A partir de aquí, se permitió el lujo de enviar algunos de sus bocetos a varios diseñadores parisinos, logrando encontrar trabajo con el diseñador Pierre Cardin el día que cumplía 18 años. Fue su primera experiencia profesional en el mundo de la moda. 

Gaultier comenzó su carrera como asistente de Pierre Cardin en 1970, aunque al año siguiente pasó a formar parte de la firma de Jean Patou. Durante este tiempo, se vio influenciado por el trabajo de Yves Saint Laurent. Finalmente, Gaultier regresó de nuevo a Cardin antes de trabajar como diseñador en Filipinas. 

El nuevo chico malo del mundo de la moda 

En 1976, Gaultier estableció su propia firma de moda y realizó su primer desfile en París. Allí abrió su negocio con ayuda de su pareja, Francis Menuge, y juntos trabajaron para fortalecer la marca Jean Paul Gaultier. Poco más tarde, el diseñador recibió el respaldo financiero de Kashiyama, una compañía de ropa japonesa. 

En poco tiempo, Gaultier pasó a ser conocido como el nuevo chico malo del mundo de la moda. Desafió los estándares populares del género y se inspiró en sus influencias vanguardistas de la calle y la estética punk. Sin ir más lejos, uno de sus primeros looks que creó para las mujeres consistió en mezclar una chaqueta de cuero resistente con una falda de crinolina y unas zapatillas de deporte. 

Gaultier le dio un nuevo realce a la ropa interior con sus vestidos de corsé, que se estrenaron en 1983. Dos años más tarde, creó las primeras faldas para los hombres, otro esfuerzo del diseñador por romper con los estereotipos de género. También desafió las normas tradicionales en sus desfiles, desarrollando con sus diseños unas gafas exageradas. No es de extrañar que pronto llamara la atención en todo el mundo de la moda. 

El sujetador en forma de cono de Madonna

En 1990, sin embargo, tuvo que vivir uno de los momentos personales más duros de su vida. Su pareja, Francis Menuge, moría de SIDA. No obstante, este enorme revés le empujó a Gaultier a sumergirse aún más en su trabajo. Ese mismo año, creó uno de sus looks más atrevidos y populares al diseñar el vestuario de Madonna para su Blond Ambition World Tour

La cantante estadounidense apareció en el escenario con un sujetador en forma de cono debajo de un traje de corte masculino. El sujetador de cono, que parecía ser una fusión de lencería antigua y futurista, proyectó a Gaultier a unos niveles de expectación mundial inusitados. 

Jean-Paul Gaultier

Las últimas dos décadas

Unos años más tarde, Gaultier lanzó al mercado su primer perfume y presentó hasta su propio programa de televisión, Eurotrash. También se sirvió de su imaginación para diseñar los vestuarios de películas tan reconocidas como La Ciudad de los Niños Perdidos (1995) o El Quinto Elemento (1997). Precisamente, en 1997 Gaultier lanzaba su primera línea de alta costura

A pesar de que ya dejó atrás sus años jóvenes y rebeldes, Gaultier sigue siendo en la actualidad uno de los diseñadores de moda más innovadores y creativos. En 1999, se asoció con la casa de moda francesa Hermés, vendiéndole una participación del 35% de su negocio, que más tarde creció al 45%. Durante su paso por Hermés, Gaultier se desempeñó como director artístico de la línea de ropa femenina de la compañía, al tiempo que seguía diseñando para su propia firma. 

En las últimas dos décadas, Gaultier no ha cejado en su empeño de expandir su negocio en nuevas direcciones. Sin ir más lejos, ha lanzado al mercado nuevas fragancias y una línea de ropa para niños. También se ha convertido en el diseñador favorito de muchas celebridades. Son los casos de Naomi Watts, Marion Cotillard o Nicole Kidman. 

La propia Kidman utilizó uno de sus vestidos para recoger el premio de Mejor Actriz en la gala de los Oscars del 2003. Marion Cotillard también vistió de Gaultier para recoger su Oscar como Mejor Actriz en 2008 por La Vida en Rosa

En los últimos años, Gaultier ha trabajado en el diseño de vestuarios en espectáculos y películas. En 2008, por ejemplo, creó los vestidos para el X Tour de Kylie Minogue. En el mundo del cine, el diseñador ha trabajado con Pedro Almodóvar creando el vestuario de sus películas La Mala Educación (2004) y La Piel que Habito (2011). 

En 2011, Gaultier concluía su relación con Hermés y el 17 de enero del 2020 ponía fin a su carrera en las pasarelas subiendo un vídeo a sus redes sociales en el que asegura que no volverá a presentar una colección de alta costura.