Los Reyes, Felipe y Letizia, junto a sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, ya han comenzado sus vacaciones de verano en Palma de Mallorca. Como cada año, la Familia Real aterriza en la isla balear para pasar unos días de asueto en los que combinan los actos oficiales con salidas de ocio. Este lunes, los cuatro han reaparecido juntos para visitar la Cartuja de Valldemossa, un conjunto monumental erigido inicialmente como un palacio real de la dinastía mallorquina en 1309 y cedido a los monjes cartujos en 1399. Una vez más, y tras brillar enfundada en un perfecto vestido bicolor en la Ofrenda al Apóstol Santiago con motivo del Año Xacobeo, Leonor ha vuelto a demostrar que poco a poco va definiendo su estilo y ha vuelto a triunfar ante los medios.

Esta visita supone el posado tradicional que la Familia Real protagonizada cada año. Para la ocasión, la hija mayor de los Reyes ha elegido un look muy fresco, acorde con la situación y el enclave único en el que se encuentra. Cada vez se va notando más que Leonor va creciendo y se va convirtiendo en toda una adolescente. No únicamente por su aspecto físico o sus gestos, sino también por su armario, al que va añadiendo nuevas prendas, todas ellas con mucho estilo. Para esta cita tan importante, la Princesa Leonor se ha decantado por un súper mini vestido de estilo ibicenco en blanco, que encaja a la perfección con el lugar.

Leonor y el vestido que no puede faltar en la maleta de vacaciones

La primogénita del Rey ha lucido un vestido blanco, con bordados y calados tanto en el cuerpo con en sus mangas abullonadas, con escote a la caja que también se abría a lo largo del pecho y cerrabas con unos cordones, que no nos puede gustar más. Un diseño que no podía faltar en su maleta de vacaciones para Palma de Mallorca. Además, este es uno de los modelos favoritos de su madre, la Reina Letizia.

Para completar el look optó por el que ya podemos considerar el calzado oficial de las royals en vacaciones, unas cuñas altas de esparto con cintas en nude, de Mint & Rose. Un sencillo colgante y unos pendientes de aro fueron las joyas minimal, y muy de moda, con las que terminó de rematar un look 10 de vacaciones.