La actriz se quiso vestir de colegiala ahora que ya han comenzado las clases. Un look juvenil que le sentaba de maravilla.


Con el inicio de septiembre (del que, por cierto, ya hemos superado casi la mitad), también llega la vuelta al cole. Para muchos, el noveno mes del año es también el comienzo de un nuevo curso y esto significa, de alguna manera, nuevos propósitos, nuevas metas y nuevos planteamientos. Algo así como lo que ocurre el 1 de enero pero mucho más realista. Y es que al fin y al cabo en septiembre los cambios son reales, no como ocurre tras las campanadas. El caso, que me enrollo, es que en este mes los estudiantes vuelven al aula y empiezan su rutina académica. Es en esta época cuando los uniformes, las mochilas y las calcetas vuelven a ser los protagonistas de las calles más concurridas a primera hora de la mañana. Quizás sea por eso, para homenajear esta realidad, por lo que Paula Echevarría ha querido crear un look inspirado en el estilo colegiala y sorprendernos a todos.

La actriz, que cuenta nada más y nada menos que con tres millones y medio de seguidores en Instagram; ha querido utilizar la red social para compartir con sus fans varias imágenes en las que aparece vestida como una auténtica colegiala. Un estilismo de lo más llamativo para el que ella misma ha reconocido que se ha inspirado en la tan amada y odiada vuelta al cole.

Pieza a pieza: Así es el look de colegiala que ha llevado Paula Echevarría

Tal y como ella suele hacer, la actriz ha etiquetado a todas las marcas en la publicación para que así, con tan solo un clic, podamos conocer de dónde proceden todas y cada una de las prendas que ha elegido en este peculiar estilismo. Se trata de un conjunto formado por una sudadera de Space Flamingo, su firma de moda; una minifalda de Primark; unas deportivas con velcro de Popa; y unas gafas de su colección para Hawkers. Un look casi infantil que ella, sin embargo, ha sabido defender como nadie. ¿Cómo es posible que todo le siente bien?

[7lista_enlaces]

La sudadera, cropped y con capucha, es de un adorable color vainilla que le favorece especialmente con su todavía broceado veraniego. La falda, una de los elementos más juveniles de todo el look, es una prenda que bien podría llevar una colegiala para ir a la escuela. De largo mini, cuadros y volantes, combina tonos como el vainilla, el gris y el malva. A modo de complementos, la joven ha usado unas sencillas sneakers blancas. Un calzado de lo más infantil pero también de lo más cómodo. ¡Y es que son unas zapatillas de velcro! ¿Os lo podéis creer? También ha utilizado un precioso minibolso de mano con forma de bolsillo de Malababa que no puede ser más ideal y unas sencillas gafas de sol negras. Un conjunto perfecto para comenzar las clases… pero también para ir a una fiesta de disfraces. ¿O no?