La marquesa de Griñón ha acertado con un conjunto de punto que es lo más otoñal que vamos a encontrar estos días.


Hay colores y tejidos que se asocian sin dudarlo al otoño. Tamara Falcó lo sabe bien y quizá por eso, ha escogido un conjunto de punto que es perfecto para seguir manteniendo el estilo en los días más fríos del año. Todo ello sin renunciar a estar cómoda y, por supuesto, sin pasar frío.

La hija de Isabel Preysler se ha decantado por uno de esos imprescindibles de la temporada de otoño y de invierno que encajan en cualquier armario, ya que dan un toque cálido a cualquier estilismo. Tamara ha elegido un conjunto formado por un cárdigan y un top de punto que además le sientan de maravilla.

El conjunto de Tamara es de color camel, uno de esos tonos que se asocian, aún sin pensarlo, con el otoño porque está en la naturaleza, por ejemplo en las hojas que caen de los árboles, y por ello regresa año tras año también a nuestro armario. A Tamara, que aún guarda un poco de color en la tez tras el verano, además el color le favorece y le dulcifica el rostro. Tanto es así que en la misma publicación en sus redes sociales en la que muestra este conjunto comparte también otra instantánea, esta con un traje de chaqueta en la misma gama cromática.

Replicar el estilo de Tamara Falcó, pero adaptándolo

Dado que se trata, como decimos, del color más otoñal, es posible encontrar conjuntos en la misma línea en distintas firmas. Pero esos tonos camel o arena pueden no resultar favorecedores para todo el mundo, por lo que si queremos replicar el estilismo de Tamara pero adaptarlo, es mejor que nos fijemos en el color de nuestra piel antes de elegir la tonalidad.

Así, si tenemos la piel cetrina, los tonos camel no resultarán favorecedores, pero sí pueden hacerlo los marrones o granates. Si queremos dejar ese toque tenue y sutil, podemos apostar por los rosas muy pálidos, casi blancos, que darán luz al rostro para que no se muestre apagado.

Dos piezas mejor que una

Lo importante para seguir la tendencia es buscar prendas de punto y, en lugar de elegir un jersey o un cárdigan y complementarlo con otros tejidos, hacerlo con un top de punto de la misma tonalidad. Algunas firmas directamente tienen conjuntos ya creados ad hoc para que no tengamos que estar buscando con qué conjuntarlo. A veces con bordados o apliques, que van de fábula por ejemplo con pantalones vaqueros.

Conjuntar un dos piezas de este tipo es de lo más sencillo. Para la parte inferior lo mejor es apostar por prendas sencillas, como pantalones negros o marrón oscuro si vamos a apostar por el color camel. Pero también encajan las faldas midi o incluso, llevándolas a los extremos, las maxi y las mini. Lo importante es jugar con los volúmenes y elegir una parte inferior ajusta si la superior va en clave oversize para compensar la figura.