Siempre al pie del cañón cuando la información lo precisa, Isabel Jiménez también se ha convertido en una mujer que marca tendencia en cuestión de moda. La periodista, de 40 años, posee un estilo propio y muy personal de inspiración bohemia. Esta vez nos fijamos en sus mejores looks para ir a la playa y hay que reconocer que, habitualmente, lo hace con mucho estilo.

Como buena comunicadora, Isabel Jiménez sabe bien que la moda tiene un fuerte componente de expresión. Nunca descuida sus estilismos y pone especial atención en los detalles. Una jornada cerca del mar puede convertirse en el pretexto perfecto para optar por un look que inspire a sus seguidoras: vestidos holgados, faldas largas, monos, shorts… La almeriense cuenta con un vestidor potente siempre fiel a su forma de entender la moda. El principal fuerte de sus looks de playa es que aúnan comodidad con mucho estilo.

Isabel Jiménez: siempre impecable

Gran amante de los complementos, la presentadora nunca olvida uno infalible durante la época estival: el sombrero. Si es de fibras naturales, mejor que mejor. Normalmente opta por uno borsalino que aporta ese toque de estilo tan necesario y, además, proteja su rostro de los rayos solares. Acompaña sus looks de bolsos de rafia y, por supuesto, las gafas de sol. Los cinturones también son un ‘must’ en su maleta de vacaciones.

Siente auténtica debilidad por los looks de inspiración bohemia a los que recurre asiduamente en verano. Un básico infalible como unos shorts denim los combina con un chaleco de crochet con lo que vuelve a elevar un look muy sencillo a su máximo nivel. No desestima los vestidos largos, ni las faldas en versión maxi para ir a la playa. Le encantan las prendas holgadas de tejidos naturales y colores envolventes como pueden ser los ocres. Aunque en menor medida, también se ha rendido ante una prenda que se está convirtiendo en fetiche e imprescindible para ir a la playa: el caftán. Por último, se decanta por un calzado muy cómodo: en versión todoterreno para explorar su destino de vacaciones. En este sentido no se complica en exceso: unas sandalias de piel con un toque étnico que casan a la perfección con la mayor parte de sus looks.