La semana de la moda de Madrid ya ha comenzado y lo ha hecho en el recinto ferial y también fuera de él con el off. Al desfile de Jorge Vázquez en el hotel Mandarín Oriental de Madrid acudieron infinidad de rostros conocidos, entre ellos, Eugenia Martínez de Irujo, Mar Flores y Carmen Lomana.


Decía Carlos Gardel que 20 años no son nada. Pero dos décadas en el mundo de la moda sí suponen una gesta digna de ser celebrada. Jorge Vázquez lo ha hecho con su desfile de esta temporada de la MBFWM (Mercedes Benz Fashion Week Madrid). Y, para acompañarle estuvieron algunas de las mujeres que han vestido de él a lo largo de este tiempo, entre ellas, tres que rivalizaron en estilazo, eso sí, cada una con su identidad, Eugenia Martínez de Irujo, la modelo Mar Flores y Carmen Lomana.

Una primera línea llena de rostros conocidos en la MBFWM

Las tres formaron parte de un exclusivo front row en el que no faltaban otros rostros conocidos muy vinculados al modisto gallego, como es el caso de Marta Hazas, a quien vistió para su boda con Javier Veiga, o Cari Lapique, que se acercó hasta el hotel Mandarín Oriental de la capital para conocer una colección tan especial.

Todas ellas forman parte del particular universo de un modisto que ha sabido encontrar su lugar, pero también de duplicarse. Porque el diseñador gallego es, además de creador de su propia línea, director creativo de la histórica casa Pertegaz, donde despliega otros patrones de creación.

Tres mujeres, tres estilos

Como decimos, a la presentación en el off de la pasarela madrileña acudieron algunas de sus clientas más ilustres, que se caracterizan, sobre todo, por ser mujeres con estilo propio y que saben interpretar las tendencias. Y eso hizo Mar Flores, que se decantó por vestirse de blanco por completo con una camisa y un pantalón de traje wide leg que, como no podía ser de otra forma, firmaba Jorge Vázquez.

Carmen Lomana, por su parte, se decantó también por el blanco, aunque solo para la parte superior del estilismo gracias a una americana que acompañó con unos vaqueros y sus tradicionales gafas de sol. El complemento, que no encajaba en el día nublado es habitual en ella durante los desfiles.

La duquesa y el color

Eugenia Martínez de Irujo, por su parte, prefirió ponerle un poco de color a un día que pintaba gris en la capital española y eligió por un conjunto en tonos cálidos a su paso por la MBFWM. Una falda midi granate acompañada por un top de punto cruzado con un estampado retro, de una de las últimas colecciones del diseñador sirvieron para que apareciera de lo más adecuada para el desfile.

No fueron las únicas que se decantaron por las creaciones del diseñador, porque la ley no escrita sobre la aparición en desfiles indica que es de buen gusto vestir de quien está presentando sus nuevas propuestas, que, por cierto, esta temporada traen aires orientales y toques que recuerdan a los años 20, muy adecuado para celebrar exactamente eso, dos décadas en el olimpo de la moda española.