Estamos acostumbradas a que las influencers lleven todas las tendencias y las primeras firmas, pero, ¿hay ocasiones en las que es excesivo? Tras ver a Dulceida pensamos que sí


Con casi tres millones de seguidores, Dulceida es desde hace años una de las influencers más destacadas de nuestro país. Y eso significa que su estilo de vida es escrutado hasta el mínimo detalle, pero especialmente son sus estilismos los que vuelven locas a sus fans. Con las firmas más exclusivas y las últimas tendencias, así es el armario de Dulceida que sigue a rajatabla el manual de la perfecta influencer. En sus viajes alrededor del mundo (cuando todavía estaba permitido), durante sus vacaciones de verano en Baleares, en los desfiles de Milán o en cualquier momento de su vida diaria, todos sus looks están directamente conectados lo que dictan los más reconocidos diseñadores.

¿El último ejemplo que nos demuestra que a Dulceida no se le escapa ni una prenda, ni un complemento tendencia? Pues nos lo acaba de dejar con su último look para dar un paseo por la playa junto a su mujer, Alba Paul, y un grupo de amigas.

Han llegado los días frescos, y los paseos al borde del mar ya no se pueden hacer con bañador y pareo. Con botas, chaqueta de punto y gorro, el estilismo de Dulceida es más propio para combatir la brisa marina, aunque a la vez tenemos serias dudas sobre si menos producida y con menos logos no habría sido también mejor.

Dulceida versus Rosalía

Aida Domènech, su verdadero nombre, eligió un casi look total de Dior, como dejaban bien patente sus múltiples logos. Comenzando por el gorro de pescador, uno de los complementos indispensables de este otoño, siguiendo por su chaqueta con capucha, y terminando con el bolso. El  Bobby con motivo Dior Oblique en jacquard, que es el último modelo de la firma francesa y que está en el armario de todas las insiders. Nada más verla se nos ha venido a la cabeza la reciente imagen de Rosalía, con un look total de Balmain, con el que a la vez emulaba a Kim Kardashian. Eso sí, mucho más excesiva la cantante que la influencer.

Sumando los 790 euros del gorro, los 2.600 de la chaqueta y los 2.900 del bolso, el look de Dulceida llegaba a 6.290 euros. Una cifra a la que hay que sumar el precio de sus pitillos negros, la camisa blanca y las botas track que completaban el estilismo y que no hemos podido fichar.

Sin tanto logo a la vista y, por tanto, sin unas cifras tan elevadas, quizás el look de Dulceida habría sido incluso más estiloso… Pero en el caso de las influencers cuando se trata de las últimas tendencias ya sabemos «más siempre es más».