Hace casi un año la familia Preysler vivía la triste noticia del fallecimiento de la matriarca, Beatriz Arrastia, pero ahora el clan se ha reunido por un motivo muy feliz, para celebrar por todo lo alto la boda de Álvaro Castillejo con la periodista Cristina Fernández Torres, en la exclusiva urbanización de Sotogrande (Cádiz). El joven ha tenido a la mejor madrina posible, nada menos que su tía Isabel Preysler, ya que su madre, Beatriz, falleció en 2011, y desde entonces Isabel ocupó el papel de su hermana cuidando tanto de Borja como de su hermano. Como no podía ser de otra manera tratándose de una de las mujeres más elegantes de nuestro país desde hace muchas décadas, la pareja de Mario Vargas Llosa deslumbró con su look.

Fiel a su estilo clásico, sobrio, pero siempre ideal, Isabel Preysler ejerció su papel con un look impecable, tan perfecto como lo fue el de su hija, Ana Boyer, que se alzó como la invitada más distinguida y elegante.

Isabel Preysler y Ana Boyer derrochan estilo en la boda de Álvaro Castillejo

Los vestidos midi son la prenda estrella en el vestidor de Isabel y para un día tan importante también recurrió a este diseño. A pesar de que en su papel de madrina el dress code le otorgaba la posibilidad de llevar un vestido largo, ella optó por uno midi en tono azul claro, de manga larga y con ese escote bañera que tanto le favorece. No en vano sus clavículas son uno de los puntos fuertes de su anatomía. Lo firma el diseñador gallego afincado en Sevilla, Roberto Diz, que se ha convertido en uno de los más solicitados en este tipo de eventos. Completó el look con unas sandalias de tiras que combinaban el vinilo con el mismo tono del vestido, de Aquazzura, y un clutch joya en un azul intenso, de Carolina Herrera. El pelo, con un recogido bajo.

El otro estilismo perfecto se lo vimos a Ana Boyer. La joven, acompañada por su marido, Fernando Verdasco, lució un vestido midi con un original estampado de margaritas de tirantes con escote halter, de Oscar de la Renta, sandalias en plata, de Jimmy Choo, y clutch amarillo de Carolina Herrera. Absolutamente perfecta, como en ella es habitual.
Tanto el look de Isabel Preysler como el de Ana Boyer fueron obra de la estilista Cristina Reyes.

No se dejó ver Tamara Falcó, pero acudió junto a su pareja, Íñigo Onieva. La marquesa de Griñón, quien ejerció como testigo del enlace dada la especial relación que tiene con su primo, seguro que protagonizará la próxima gran boda de la familia Preysler.