La presentadora y la colaboradora eligieron looks de estampado de leopardo para pisar el plató en la tarde del sábado.


Coinciden cada tarde de sábado y domingo en el plató de Viva la vida y, aunque ambas saben cómo derrochar estilo delante de las cámaras, es raro verlas con looks similares. Irene Rosales y Emma García tienen una forma de vestir muy distinta y, cada una a su manera, consiguen enamorarnos gracias a sus modelitos fin de semana tras fin de semana. La presentadora suele apostar siempre por prendas de estilo boho, por looks de inspiración hippie y por conjuntos de camisa y pantalón. La colaboradora, por su parte, es más adicta a los vestidos entallados, a las prendas repletas de color y a las chaquetas blazers. Sin embargo, y a pesar de que cada una viste de una forma diferente, el pasado sábado ambas encontraron un punto de unión entre sus estilos. Y es que tanto la vasca como la sevillana nos sorprendieron llevando modelitos en los que el estampado de leopardo era el claro protagonista.

Hemos hablado ya en varias ocasiones de la curiosa obsesión de Irene Rosales con el estampado de leopardo. La esposa de Kiko Rivera apuesta en gran parte de sus modelitos por usar prendas con este estampado tan salvaje; y, siempre que puede, añade un detalle de animal print a su look. Sin embargo, aunque es común ver a Emma García luciendo prendas de este tipo, no resulta nada habitual que las dos coincidan en los estudios de Mediaset con el mismo patrón.

Irene Rosales y Emma García coinciden de leopardo en Viva la vida

Muy fiel a su estilo; Emma García optó por una camisa rosa satinada de estampado de leopardo de Dixie que combinó con una falda vaquera de corte lápiz de Pinko. Un conjunto sencillo pero muy efectivo que remató con unos zapatos de salón en un tono beige de lo más discreto.

A Irene Rosales la pudimos ver, siguiendo su estilo (e instinto) enfundada en un minivestido en un tono verde menta con print animal. Se trata de un diseño de manga larga con hombreras que, en diferentes colores, ya ha llevado en más de una ocasión. Ceñido a más no poder, la prenda se adaptaba perfectamente a la figura de la joven y le ayudaba a presumir de unas curvas de infarto. La influencer se ha hecho con él en 42 grados latitud norte, una de sus tiendas multimarca favorita. Hemos buceado en su página web para encontrarlo y, bajo el nombre de Mint, tiene un precio que no supera los 120 euros.