A pocos días de que la temporada de bodas de septiembre vuelva a dar el pistoletazo de salida, tenemos que estar preparadas para volver a elegir vestidos de invitada. De nuevo el entretiempo se abre paso entre la moda veraniega. Eugenia Silva nos ha dado una idea genial para tener un estilismo a punto con un vestido drapeado que es la envidia de todas la invitadas. Ficha su look, te lo analizamos en detalle a continuación y aguanta hasta el final, porque hemos encontrado una alternativa low cost para que puedas recrear el outfit.

La modelo tiene un estilo muy personal, nunca le falta un accesorio ni un buen zapato a ninguno de sus looks. Aunque en esta ocasión la pieza central del outfit fue un vestido de la firma Self-Portrait, el resto de accesorios también tuvieron mucha presencia. Eugenia eligió una prenda que llevaba una de las tendencias impresa en su diseño, el efecto drapeado. Pero no solo eso, el vestido de escote formado por balconette tenía bajo el pecho una abertura de estilo cut out, otra muestra más de que el street style está llegando a las firmas más caras y elegantes.

Eugenia Silva ha combinado su vestido nude con unos salones de estilo kitten

El diseño tiene además unos tirantes decorados con pedrería que se convierten en una pieza de joyería más del look. El corte midi dejaba ver el final de sus piernas y le daba muchísima presencia a sus salones de estilo kitten, que van a ser el calzado más demandado de este otoño.

Los salones era de la firma Aquazurra, a la que ya nos tiene más que acostumbradas Eugenia. Este tipo de tacón bajo le da mucho porte al outfit, estiliza la pierna y son la mar de cómodos, pues el tacón no llega ni a los 10 centímetros. En la puntera de los zapatos deslumbra un lazo metálico de diamantes muy chic.