Angelina Jolie ha elegido el look más chic para ir de compras junto a su hija Vivienne, ya toda una adolescente y mucho más casual que su madre


Cuando en septiembre de 2016 anunciaron por sorpresa su separación, el mundo se quedó sin la pareja más guapa y glamurosa de las últimas décadas. Angelina Jolie y Brad Pitt, juntos conocidos como «Brangelina», daban carpetazo a once años de relación con seis hijos: Maddox (18), Pax (16), Zahara (15), Shiloh (14), y los mellizos Knox y Vivienne (12). Pero, además, comenzaban una batalla legal por la custodia que todavía no se ha solucionado y mantiene enfrentada en los tribunales a la que fue en su día la pareja más envidiada y admirada.

La actriz mantiene la custodia de sus hijos y en este 2020, que la pandemia ha paralizado muchos proyectos, está totalmente volcada en ellos. Como una madre más, eso sí, la más elegante y chic, Angelia se fue de compras en Los Ángeles con su hija Vivienne. La protagonista de Maléfica lo hizo con un estilismo de perfectos básicos como la clásica gabardina (la suya de Louis Vuitton 3.700 euros) sobre un vestido negro largo con vuelo. Como complementos, un bolso negro en bandolera cruzado y unas palas nude de Valentino (520 euros).

La hija actriz de Angelina Jolie

Por su parte, Vivienne Narcheline Jolie Pitt eligió un look mucho más deportivo, con una camiseta de manga corta blanca, unas bermudas estampadas en tonos azules y unas sneakers en blanco. Madre e hija mostraron su absoluta complicidad y las imágenes también nos permitieron ver que Vivienne se ha convertido en toda una adolescente, que prefiere el estilo más relajado y casual.

La joven parece que quiere seguir los pasos de sus padres, dos de las más grandes estrellas de Hollywood, en el mundo de la interpretación. De hecho, ya ha hecho su debut con un pequeño papel en Málefica, la película que protagoniza su madre junto a Elle Fanning.
Lo que está claro es que como está sucediendo con Surie Cruise, la hija de Tom Cruise y Katie Holmes, las nuevas generaciones vienen pisando fuerte y robándoles el protagonismo a sus progenitores, los todopoderosos reyes del séptimo arte.