Edurne eligió un diseño amarillo de lo más favorecedor con el que directamente nos recordó a Bella, la princesa de ‘La Bella y la Bestia’.


Din Don, Luimère, Sra. Pots y Chip. Así se llamaban algunos de los divertidos compañeros de palacio de Bella, la princesa de La Bella y la Bestia. El mobiliario parlanchín de la clásica película de Disney se estrenó en 1991 es, sin duda, uno de los elementos más mágicos de esta original historia; como también lo es el vestuario que elige la protagonista en la inolvidable última escena. Estamos seguros de que todos recordáis el diseño amarillo, pomposo y recargado, que la joven lleva en su baile con la Bestia (spoiler) minutos antes de que esta se convierta en un ser humano de carne y hueso. Se trata de un modelito icónico que marcó la infancia y juventud de muchos. Entre ellos, de Edurne, que parece haber querido inspirarse en él para deslumbrar de la mejor forma en la final de Idol Kids.

La más joven de la mesa del jurado del talent show infantil de Telencinco quiso despedir el concurso convertida en toda una princesa de cuento de hadas. Sin tazas, relojes, candelabros ni teteras charlatanes, pero muy bien acompañada de Isabel Pantoja, Carlos Jean y Jesús Vázquez; la cantante dejó a todos los espectadores del prime time con la boca abierta. Y es que su vestido amarillo lleno de tul y volumen no era para menos. Todo un acierto que la convertían en la mejor vestida de la noche del viernes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Idol Kids (@idolkidsesp)

El vestido de princesa con el que Edurne nos ha enamorado a todos

La cantante, que espera impaciente la llegada de su primer hijo junto al futbolista David De Gea; brilló con luz propia gracias a un maravilloso vestido que ella supo llevar como nadie. Se trata de un diseño en color amarillo muy similar al que lleva Bella en la película clásica de Disney. Un modelo de tirantes y escote en uve ceñido hasta la cintura y que, de ella, sale una amplia falda evasé XXL repleta de volantes de tul que crean un efecto de lo más elegante. Llamativo, elegante y, sobre todo, muy pero que muy favorecedor, Edurne dejó claro que, aunque la ganadora de esta primera edición fuese Índigo Salvador, ella es la auténtica princesa del plató. Y es que, quien arriesga con sus looks, acaba triunfando. Bien ya lo decía la banda sonora de este clásico infantil: «Hoy igual que ayer, pero nunca igual. Siempre al arriesgar, puedes acercar tu elección final».