El universo de la moda es casi tan amplio como el físico, dicen que es infinito, como infinitas son las prendas que podemos comprar. Ir a una tienda y buscar piezas sin control, no sirve de nada.


En la vida se necesita una estrategia que seguir, no solo nos sentiremos mejor, ahorraremos y podremos potenciar mucho más nuestro cuerpo y prendas. Saber cómo combinar la ropa para vestir bien es un don para muchas personas, pero también puede ser fruto de un aprendizaje. Si quieres saber cómo combinar correctamente esas prendas que tienes en el armario, toma nota de estos consejos.

Combinar la ropa significa tener una estrategia o estilo

Todos tenemos un estilo. Aunque nos cueste reconocerlo siempre vamos a por un tipo de prendas o de modelos que nos encantan. El primer paso para combinar buen la ropa es definir nuestro estilo. No es momento de esconderlo, sino de sacarlo a la luz para poder escoger las siguientes prendas y que tengan cierta relación entre ellas. Cuántas más combinaciones podamos conseguir, más optimizaremos nuestros recursos.

Para saber tú estilo

Separa las prendas por colores. Sabrás los tonos que más utilizas y podrás guiarte por ellos. Analiza el tipo de piezas que usas más. Faldas, pantalones o vestidos son los que debes combinar entre ellos. Escribe lo que tienes más y anota lo que menos. Sabrás qué te falta cuando vayas a comprar. Los blancos y negros son fáciles de combinar para vestir bien

Después de analizar nuestro armario, llega el momento de empezar a vestirlo bien de nuevo. Si quieres comprar piezas que combinen a la perfección con todo lo que tienes, el blanco y el negro son siempre un acierto. Puedes guiarte por esos básicos para ir haciendo crecer tu armario y las combinaciones que puedes hacer entre todas las prendas que tienes.

Unos pantalones negros son básicos, no pueden faltar, si tienes más de uno que sean dos, unos pitillos y otros palazzo. Dos diseños distintos para que no parezcan la misma pieza y puedas mostrar siempre más variedad a la hora de presentar tus looks. Una camisa blanca es un también imprescindible. Esta prenda puede combinar con una gran variedad de pantalones o faldas, no puedes dejarla escapar.

Hay unos vaqueros que sirven para vestir bien de forma informal

No es necesario tener muchos vaqueros, en esencia con unos solos que queden muy bien será suficiente. Este básico es capaz de crear uno y mil estilos distintos. Para conseguir destacar es importante que sean unos vaqueros de calidad y nos queden perfectos.

Los de tiro alto no pasan tan rápidamente de moda y en especial si tienen un diseño recto. Un top, una blusa, un jersey o una camiseta pueden sor todo lo que necesita para conseguir combinar esta pieza básica de cualquier armario que se precie.

Los vaqueros con cualquier elemento de distinción no son una buena opción. Los que van con pedrería, algunos agujeros o cualquier otro signo que pueda deteriorarse con el paso del tiempo, además de tener una serie de combinaciones limitadas, pueden quedar mal o ser una moda pasajera. Es importante optar por lo más básico para que quede perfectamente enmarcado en un armario que se combinará por sí solo.

Combina la ropa por colores sin que sean demasiado llamativos

Es importante a la hora de combinar la ropa evitar que los colores se apaguen o se enciendan entre ellos. Es decir, deberán ser de la misma gama cromática todos. Querer contraponer un rojo con un azul a veces es una apuesta demasiado arriesgada. En cambio, un rojo con un blanco o negro y un azul con la misma base puede quedar maravilloso.

Los tonos beige, grises o pastel son grandes aliados de las buenas combinaciones. Este tipo de elementos puede llegar a ser los que acaben dando el toque de elegancia que necesitamos. Su intensidad es moderada y pueden llegar a fusionarse con otros colores un poco más elevados. Si tienes piezas de estos colores podrás comprobar como son muy fáciles de combinar entre ellos y con otros.

Los estampados deben ser pequeños para poder combinar mejor

Un estampado pequeño, unos lunares o unas flores son más fáciles de combinar con piezas lizas que grandes estampados. En especial los lunares o los cuadros Vichy son totalmente atemporales, se llevan desde hace décadas y no desaparecerán los próximos años. Estos estampados tan finos y delicados añaden elegancia y aportan un punto de buen gusto a cualquier look.

Un estampado va siempre con unos complementos lisos. Es importante no sobrecargar el estampado con más estampados. Una chaqueta que vaya con un vestido estampado es mejor que sea lisa. En blanco, negro, marrón, gris o vaquera, es imposible no acertar. Si estás buscando una parte superior que complete tus looks, busca de estos tonos.

Los complementos pueden acabar de combinar la ropa

Los complementos son igual de importantes que todo el conjunto. Podemos optar por unas piezas sencillas que sean capaces de quedar bien siempre. El dorado o el plateado son dos básicos que a cada persona le suelen encantar, aunque siempre hay preferencias que vienen determinadas por el tono de piel o el pelo. De dorado o de plateado, es importante mantener una misma gama de colores en estos elementos.

Un bolso básico negro o marrón nunca pueden faltar para darle el broche de honor a cualquier look. Es una inversión totalmente necesaria que se puede hacer siempre que necesitemos renovar el fondo de armario. Las asas y el tejido marcan la calidad de un estilo que debe estar destinado a durar. La piel o el ante siempre son bienvenidos, tejidos naturales que combinan con las prendas que hayas elegido.

Con estos consejos aprenderás a combinar correctamente la ropa. Analiza bien lo que tienes y no vayas a comprar de forma compulsiva, podrás combinar mucho mejor lo nuevo con lo antiguo, creando looks destinados a durar en el tiempo. El estilo de cada uno es algo muy personal que se puede potenciar con las combinaciones adecuadas.