La periodista ha recogido el premio Menina, un reconocimiento a su labor en contra de la violencia de género, y lo ha hecho con un look cargado de simbolismo.


Carlota Corredera ha recibido el premio Menina de manos de la delegación del Gobierno en Madrid un galardón que sirve para reconocer su compromiso en la lucha contra la violencia de género y ella no puede sentirse más honrada al recogerlo. Eso sí, tampoco se olvida de a quién quiere dedicárselo, y por eso, hasta ha elegido un look con mucho simbolismo para recogerlo.

Un premio por su labor contra la violencia de género

“Gracias a Mercedes González, delegada del Gobierno en Madrid por este reconocimiento con una Menina 2021 y por sus palabras tan generosas sobre mi trabajo y sobre la docuserie Rocío”, escribía Carlota Corredera en sus redes sociales. Lo hacía al lado de una serie de fotos del acto en las que aparecía con su galardón y con la delegada del Gobierno. “Arrancamos la semana del 25N con fuerzas renovadas para mantener y afianzar mi compromiso con las mujeres, con la igualdad y sobre todo con las víctimas de la violencia de género y sus huérfanos”, concluía.

Ella nombraba la docuserie que la ha traído hasta aquí, pero antes de acudir a recoger el galardón se acordaba de la protagonista de esa serie, a quien Corredera ha dedicado el premio. Esa no es otra que Rocío Carrasco. Junto a ella subía un par de instantáneas de camino a recoger su premio y le dedicaba unas palabras muy cariñosas. “Tu valentía nos ha traído hasta aquí, querida Rocío, te sentiré muy cerca esta mañana”, decía.

Un look para recordar a la protagonista

Tan cerca la sentía que, además de dedicarle esas palabras y el galardón, su estilismo era un claro guiño hacia la hija de Rocío Jurado. Y es que Carlota Corredera apostó por la discreción que siempre aporta un traje negro, pero salpicó el estilismo de toques de un color que ya parece haber quedado asociado en el imaginario colectivo a Rocío Carrasco.

Carlota Corredera eligió para complementar ese negro solemne toques de rosa fucsia, el mismo color que tenía el famoso traje que lució Rocío Carrasco ante las cámaras en el programa en el que decidió contar su versión de todo lo que se había dicho sobre su vida en los últimos años. La presentadora gallega se vistió con una blusa de ese rosa y lo complementó con unos zapatos de salón del mismo tono, que también estaba presente en el estampado de la chaqueta. Hasta la mascarilla era del mismo color.

La elección de ese color fue un claro homenaje a Rocío y al documental, pero también supone una buena forma de poner un poco de color y de vida a un traje oscuro, aportándole un toque distinto pero sin restarle seriedad, que era lo que pretendía Corredera dado el perfil del acto.