Beatrice Borromeo acudió ayer a la boda de María Anunciata de Liechtenstein junto a Pierre Casiraghi y nos conquistó gracias a su estilismo.


No es novedad que la familia Grimaldi derroche estilo allá por donde va. La saga de glamurosas mujeres, que comenzó cuando Grace Kelly pisó Mónaco para quedarse, sigue triunfando y acaparando todas las miradas en cada evento al que acuden. Incluidas las nuevas incorporaciones. Y es que no hay más que ver los dos grandes looks que eligió Beatrice Borromeo, esposa de Pierre Casiraghi, hijo de Carolina de Mónaco, para asistir el pasado sábado a una de las grandes bodas europeas de este año: el enlace entre María Anunciata de Liechtenstein y Emanuele Musini.

La boda entre María Anunciata de Liechtenstein y Emanuele Musini, el evento más esperado del año en Austria

En enlace entre la princesa María Anunciata de Liechtenstein y Emanuele Musini tuvo lugar el pasado sábado 4 de septiembre en Viena, la capital de Austria; y, como en todas las bodas reales, se alargó durante todo el día y nos dejó ver, al menos, dos estilismos por parte de sus asistentes. ¡Y eso ya sabéis que nos encanta! Al evento estaban invitados muchos de los rostros de la joven realeza europea más conocidos. Entre ellos, Beatrice Borromeo, Pierre Casiraghi, Tatiana Santo Domingo y Sassa de Osma, esposa de Christian de Hannover; que sacaron sus mejores galas para brillar tanto de día como de noche. Sin embargo, nadie supo hacerlo también como Borromeo, que acertó de lleno con sus dos looks.

Beatrice Borromeo, la invitada mejor vestidas (tanto de día como de noche)

Para ir a la iglesia, donde los novios se dieron el «sí quiero»; la mujer del menor de los hermanos Casiraghi nos enamoró gracias a un discreto pero elegantísimo vestido beige de corte midi, cuello redondo y manga campana que destacaba por sus fabulosos detalles florales. Un diseño con falda evasé perteneciente a la colección Prêt-à-Porter de Primavera 2020 de Dior.

También de Dior fue el impresionante vestido que eligió la aristócrata y periodista para la noche. En este caso, mucho más reciente, pues pertenece a la colección Otoño Invierno 2021. Un modelo de tul rojo con falda de lo más voluminosa, forma de corazón en el escote y detalles de cut out a los lados de la cintura que terminaban dejando la espalda prácticamente al aire. Sin duda, un diseño que convertía a la italiana en toda una princesa de cuento y también en la indiscutible mejor vestida de todo el evento. ¡Qué buenos momentos nos está regalando (y nos va a regalar) la nueva generación de jóvenes Grimaldi! ¡Nos fascina!