Femenina, sexy y con un toque elegante que domina a golpe de naturalidad. Ana María Aldón se ha convertido en la modelo de la que todo el mundo habla. Su colaboración semanal en ‘Viva la vida‘, donde comenta los temas candentes de la actualidad del corazón, nos ha permito conocer a la mujer detrás del nombre. Su estilo, siempre al corriente de las tendencias, marca sus looks.

La sutilidad en el uso de las prendas es una de sus armas a la hora de vestir. Así, la mujer de José Ortega Cano, defiende el menos es más como nadie. Sú último modelito es, simplemente, perfecto. Es un vestido ideal para presumir de cuerpo 10 (sea el que sea) por dos motivos. El primero, es que su detalle fruncido en el abdomen estiliza y el segundo es que su abertura en la parte de la falda cede todo el protagonismo a las piernas. Sin trucos, este diseño de Mango, valorado en 35,99 euros, es muy top.

Ana María Aldón tiene el vestido efecto ‘vientre plano’

Decidió abandonar el anonimato para dedicarse a la televisión. Hoy, a sus 44 años, ve despegar su carrera a golpe de exclusiva, honestidad y un estilo único basado en la sencillez y las últimas tendencias. Es camaleónica, capaz de hacer grande el look más sencillo, sin artificios solo acompañada de un buen par de pendientes; los complementos que siempre incluye en sus estilismos.

Uno de sus puntos fuertes es que se atreve con las piezas más atrevidas, marcando silueta y sin complejos (como debe ser). Como no podía ser de otra manera, se ha lanzado a lucir un entallado pero que hace tipazo y de largo midi que, además de sofisticado, tiene efecto ‘estilizador’. Lo mejor es que pertenece a la colección de fiesta de Mango, con lo que es posible conseguirlo aún, en la página web la firma.

Se trata de una prenda que, como Ana María, podemos combinar ahora en verano con salones altos pero que también queda ideal con sandalias bajas cuando empiecen a subir las temperaturas. Un vestido perfecto para un plan de noche pero que también podemos llevar a la oficina o para cualquier otro plan de diario. Es, además, una de esas prendas agradecidas, que realzan la figura y disimulan barriga, gracias al drapeado en la zona del abdomen.

Con los vestidos fruncidos se pueden disimular fácilmente las zonas que más nos preocupan

Si tu objetivo es disimular la tripa, elige uno que tendrá el drapeado en la cintura y acertarás seguro. Por lo tanto, es la opción más acertada para lucir un modelito ajustado pero que no quede excesivamente apretado. Y es que otra de las grandes ventajas de esta prenda es que normalmente están confeccionados con telas flexibles, asegurando la comodidad. ¿Un plus? Los vestidos cortos con drapeados hacen un perfil muy atractivo y favorecedor.