La colaboradora de ‘Viva la vida’ eligió el fin de semana pasado un look cuyo estampado es, sin duda, perfecto para los meses de otoño.


El pasado fin de semana, Ana María Aldón sorprendía a la audiencia de Viva la vida derrumbándose tras visionar la entrevista que su marido dio el viernes por la noche. Sus lágrimas se debían a que, por las palabras de  Ortega Cano y su manera de hablar sobre Rocío Jurado, llegó a la dolorosa conclusión de que él sigue enamorado de la cantante. La gaditana considera que el diestro no le da su lugar. Y es por esto por lo que no pudo contener en llanto en pleno directo. Fue uno de los momentos más emotivos que hemos visto en televisión este verano. Y estuvo acompañado también por uno de los estilismos más acertados que le hemos visto a la exsuperviviente en la pequeña pantalla. Y es que Ana María Aldón eligió para su tarde más complicada un look ideal con el que se adelantaba al que, sin duda, será el estampado que triunfe este próximo otoño.

El estampado que llevarás el próximo otoño y que Ana María Aldón ya tiene en su armario

La gaditana eligió un mono ideal que, perfectamente entallado y marcando su figura, presenta un escote en V cruzado; un precioso detalle anudado en la cintura; y un pantalón tipo palazzo que le sentaba de maravilla. Se trata de un modelo de la firma Jandula Moda Utrera que tiene un precio de 29,90 euros. Sin embargo, y aunque el diseño de la prenda no podía ser más ideal, lo que más nos llamó la atención de esta fue su estampado. Y es que la pieza destaca por estar cubierta de pata de gallo en blanco y negro; el que, sin lugar a dudas, es el estampado más buscado de cada temporada de otoño.

La pata de gallo es uno de los patrones más apetecibles de llevar cuando empiezan a bajar las temperadas. Y es precisamente por ello por lo que nos ha sorprendido (y mucho) que Ana María Aldón lo eligiese para uno de sus estilismos en pleno agosto; adelantándose por completo a la nueva temporada de otoño. Una idea de lo más arriesgada que, sin embargo, ella ha sabido defender como nadie. Y es que, aunque no sea el mejor momento para elegir una prenda de pata de gallo, lo cierto es que la prenda no podía sentarle mejor. ¡Estaba la mar de espectacular!