Amelia Bono ha querido pasar el viernes con un look de los más origianl. De estética Rock y lleno de detalles que siguen las tendencias del momento, no puede ser mejor.


Se ha convertido durante este año en una de las influencers más importantes del panorama nacional. Amelia Bono comenzó la cuarentena con algo más de 170 mil seguidores y ahora, ocho meses más tarde, ya supera los 315 mil. Lo que significa que en menos de un año el número de personas que la siguen en su cuenta de Instagram se ha doblado. Y no nos extraña; y es que ella tiene una personalidad de lo más divertido y sus estilimos son siempre los más acertados de la red social. No hay más que ver todos y cada uno de sus looks para darse cuenta de que su estilo es innato y que, con casi cualquier prenda, aunque sea la más sencilla de su armario, sabe crear combinaciones tan acertadas como elegantes. Vestida como una cantante de rock o con el vestido más elegante, Amelia Bono sabe cómo triunfar de la mejor forma con sus modelitos instagrameables.

La hija de José Bono se ha convertido en todo un fenómeno de las redes sociales y eso es evidente. Sin embargo, lejos de cansar, verla prácticamente a diario en el tablón de publicaciones no resulta nada pesado; pues cada una de sus fotos y vídeos consigue captar nuestra atención por un motivo o por otro. Y en este último caso, por el motivo más divertido: La influencer y empresaria ha sabido crear un estilismo de lo más arriesgado inspirándose en la cultura del Rock & Roll; un look rockero con el que ha sabido comenzar el fin de semana con el mejor pie.

Rock & Roll y mucha energía en el nuevo y sorpendente estilismo de Amelia Bono

«Aunque el día no acompañe, vamos a darle un poquito de Rock & Roll al viernes». Así es cómo Amelia Bono presentaba su nuevo y arriesgado modelito a sus fieles seguidores. Un título que le venía como anillo al dedo a la publicación ya que el conjunto que elegía para dar la bienvenida al quinto día de la semana era claramente de inspiración rockera. Formado por una blusa negra con flecos y tachuelas en tonos plateados, mangas abullonadas rematadas en el puño y escote en uve y unos leggings de vinilo también en negros, que terminaban en unos botines de piel a conjunto; el total black look convertían a la empresaria en toda una estrella de la música. ¡Solo le faltaba la guitarra eléctrica!

Sin duda, se trata de un conjunto de lo más acertado pero también de lo más arriesgado. Tanto, que hemos navegado por la red para encontrar réplicas casi exactas de sus prendas. ¿Te atreves a vestirte como una auténtica rockstar? ¡Esta es tu oportunidad!