La nueva generación del clan Campos lleva camino de protagonizar más titulares que su abuela, su madre o su tía. Desde que apareció en el ruedo mediático, Alejandra Rubio se ha convertido en el centro de alguna polémica familiar, pero también ha sabido abrirse camino en el competitivo mundo de los colaboradores televisivos: su frescura y naturalidad juegan a su favor. Pero como muchas jóvenes con un apellido de relumbrón detrás, la hija de Terelu Campos tiene otro pie en las redes sociales y en su trabajo de influencer, donde sus casi 250 mil seguidores disfrutan con sus cambios de look y sus personales estilismos. El último de ellos ha tenido un bolso muy especial como protagonista, y gracias a él, Alejandra Rubio triunfó en el photocall.

La joven no quiso perderse en Madrid el estreno de la obra de teatro de Jorge Javier Vázquez, Desmontando a Séneca, . al que también acudieron otros muchos rostros populares, empezando por su propia madre; Kiko Matamoros con su novia, Marta López Álamo (íntima amiga de Alejandra) o Ágatha Ruiz de la Prada.

El bolso más pequeño pone el toque chic al estilismo má sobrio de Alejandra Rubio

Si repasamos sus looks en Instagram y en sus apariciones televisivas, nos queda muy claro que el negro es su color favorito. Y también fue su elección para brillar en el photocall del teatro Reina Victoria, aunque realmente lo mejor de todo su look fue su minibolso (microbolso si nos atenemos literalmente a la definición de la firma).
Alejandra lució un conjunto muy sencillo, con pantalón palazzo y crop top de cuello a la caja y manga larga. Un look sobrio y perfecto, gracias a uno de los icónicos bolsos de Dior que llevaba en su mano.

La joven optó por el minibolso Lady Dior en piel de cordero negra con motivo Cannage, adornado con un charm “D.I.O.R.”. Un diseño de lo más chic, que es un sueño para cualquier armario, aunque un sueño bastante inalcanzable porque su precio es de 2.600 euros.

Este modelo de Dior se una a la amplia colección de bolsos de las mejores firmas de lujo que la colaboradora de Viva la vida tiene en su vestidor.  Prada, Louis Vuitton, Dior, Chanel…. algunos de ellos sacados directamente del armario de su abuela, María Teresa Campos, una gran enamorada de los complementos, aunque en su caso sienta predilección por los zapatos.

De la televisión a la interpretación

Aunque su pasión por la moda la llevó a comenzar los estudios de Diseño y posteriormente se decantó por el Derecho, ahora parece que su futuro está en la actuación. Alejandra Rubio se ha matriculado en una escuela de interpretación, donde quiere formarse para triunfar como actriz.