Manchas en la piel ¿puedo acabar con ellas?

Manchas en la piel. Ni son todas iguales, ni tienen el mismo origen, ni el mismo color. Las discromías de la piel, que así las llaman los expertos, tienen muchas causas. Pueden venir  determinadas por la edad y suelen aparecer en las diferentes etapas de la menopausia. También pueden estar producidas por alteraciones hormonales, como el conocido melasma o paño del embarazo. O pueden surgir después de un mal uso de la aparatología, láser especialmente. Incluso pueden deberse a   determinados perfumes, especialmente aquellos que contienen notas cítricas como la bergamota.

Salvando las que se originan por los desequilibrios hormonales, las manchas en la piel tienen su peor enemigo en los rayos solares. El motivo es que activan la producción alocada de melanina en aquellas zonas más expuestas al sol, como el rostro, el escote o las manos.

Las manchas en la piel, ni son todas iguales, ni tienen el mismo origen, ni el mismo color.

Cómo mantener a raya las manchas en la piel

En el mercado existen muchos tratamientos para combatir las manchas en la piel. Desde cosméticos antimanchas, que no logran erradicarlas pero sí son un buen gesto preventivo y ayudan a disminuir su tono; hasta el láser, que consigue prácticamente hacerlas desaparecer. Pero hay un tratamiento estético que me gusta especialmente: Cosmelan.

Se trata de una mascarilla que se aplica en cabina y se mantiene sobre la piel entre 6 y 8 horas. Gracias a los principios activos que contiene, realiza una renovación integral del cutis, disminuyendo, y en muchos casos, eliminando las manchas en la piel. Es especialmente eficaz para hacer desaparecer las manchas hormonales, pero también funciona de maravilla sobre las discromías seniles y las provocadas por el sol o el mal uso de perfumes y aparatologías.

Gracias a los principios activos que contiene, realiza una renovación integral del cutis, disminuyendo, y en muchos casos, eliminando las manchas en la piel

El protocolo es indoloro. Erojece durante unos días la piel pero no impide la vida social. De hecho, el aspecto es el mismo que le confiere a la epidermis una jornada de sol o esquí. Eso sí, posteriormente, hay que continuar el tratamiento a domicilio con cremas. Por un lado se encargan de continuar la acción de la mascarilla de choque. También hidratan y nutran. Y, por supuesto, con un factor de protección solar para bloquear la acción de los rayos UV. Sin embargo, como hemos dicho, las manchas en la piel no son todas iguales y siempre conviene que un dermatólogo diagnostique aquellas sospechosas de ser malignas.