Desde que rompió con Íñigo Onieva, todo lo que dice Tamara Falcó sobre su vida privada se convierte, casi de manera automática, en jugosos titulares para la prensa. No es para menos. La hija de Isabel Preysler ha heredado de su madre su talento -tan innato como cultivado- para ser una auténtica reina de corazones. Este jueves, una vez más, ha conseguido que suba el pan con sus declaraciones sobre su ex. En su intervención en ‘El Hormiguero‘, donde trabaja como colaboradora, ha dejado claro que eso es precisamente lo que el madrileño es para ella: simple y llanamente su «ex».

Tamara Falcó (1)
Antena 3

El comentario de Tamara sobre el que hasta hace mes y medio era su pareja se ha producido en la mesa de debate. Pablo Motos animaba a los colaboradores a comentar una de las noticias más singulares de la semana. «Esta ha sido la noticia del día: «Detienen a una australiana en un aeropuerto de Emiratos Árabes por llevar las cenizas de su novio en un juguete sexual anal que tenía puesto«, ¿habéis vivido momentos embarazosos?», preguntaba el presentador a sus compañeros. Nuria Roca respondía: «Jamás pensaba que iba a vivir una situación semejante. Las mujeres me entenderán. Yo estaba colocada espatarrada en el médico, y empieza a pasar gente por delante, por detrás y te acaban reconociendo. Me empiezan a preguntar por el programa y yo en esa posición. Ahí perdí ya toda la vergüenza que podía tener».

Tamara Falcó, contundente sobre Iñigo Onieva

A continuación, el de Requena se dirigía a Tamara para conocer si había vivido alguna situación así de embarazosa alguna vez. La marquesa de Griñón reconocía: «Tanto como ella, no». Entonces, las hormigas Trancas y Barrancas interrumpieron la charla para lanzar una cuestión delicada, pero que hizo reír a carcajadas a la aludida, así como a todos los presentes: «¿Tú no llevas las cenizas de tu novio en ningún sitio?«. La madrileña se tomó la pregunta con mucho sentido del humor. Y se dirigió a la hormiga para aclarar, muy resuelta: «Trancas, es exnovio«. Trancas añadía más leña al fuego al hacer un sugerente juego de palabras con el apellido de su exprometido: «Tamara, ¿eres más de lluvia o nieva?«. Y ahí quedaba todo, con uno de los zascas finales que la socialité ha mandado a su expareja, ante la atenta mirada de millones de espectadores en todo el mundo. Pablo Motos cambiaba radicalmente de tema para dar paso a Juan del Val.