Verónica Romero, a la que habíamos entrevistado antes de la tragedia, volvió a hablar con nosotros sobre sus recuerdos del cantante fallecido


Protagonizó el minuto de oro de la historia de la televisión en España hasta ese momento. Más de 15 millones de espectadores estuvieron atentos a su actuación en la gala final de Operación Triunfo. Una cifra que no se ha vuelto a repetir, pero que tal y como nos confiesa en SEMANA, nunca llegaron a valorar del todo. Hicimos esta entrevista con Verónica Romero (42) días antes del trágico fallecimiento de su compañero Álex Casademunt. Después, amablemente, volvió a hablar con nosotros para contarnos cómo estaba pasando este duro momento y recordarlo con cariño.

Joan Crisol

Vosotros vivisteis una relación de pareja, ¿qué recuerdas de ese romance?
Ahora, con esta tragedia, los recuerdos me afloran aún más. Él era precioso, era muy inocente… Tengo muchísimas anécdotas… Había una química y una atracción  difícil de controlar. Siempre le decía que no tenía vergüenza. Recuerdo especialmente que después de mucho tiempo sin vernos, nos reencontramos en una quedada que hicimos todos los compañeros de OT1 en una casa rural, él era el encargado de llevarnos a Javián y a mí… Y cuando apareció me di cuenta de que después de tantos años seguía sintiendo esas mariposas en el estómago cuando lo veía. Él para mí ha sido un amor muy inocente y muy bonito.

¿Cuándo fue la última vez que estuviste en contacto con Álex?
Pues hará una semana o dos. Lo llamé por una cuestión personal y fue muy bonito, porque siempre que lo llamaba o siempre que lo veía me decía: «hola mañaca», porque en mi pueblo siempre me decían eso (es una expresión coloquial). La conversación fue cortita, pero me sirvió para saber que todo estaba bien.

¿Habéis pensado en hacerle un homenaje?
Creo que no se le va a hacer uno, sino muchos más. Ya sean desde el corazón o por televisión, no lo sé, pero Alex se merece ser recordado por ser ejemplo de vivir la vida a tope, sin miedo a nada. Ese es el homenaje que nos dio él a nosotros.

Joan Crisol

¿Qué mensaje te gustaría transmitir?
Me gustaría transmitirles a todas las personas la siguiente frase, «que cada momento cuente». Deseo que todas las personas cada vez que piensen en él conecten con esta frase.

Cambiando de tema, ¿cómo has pasado estos meses de pandemia?
Pues no he tenido momentos de bajón, porque he querido estar activa en cada momento. Sabía que tenía dos opciones, la de quedarme en casa sin saber qué hacer o la de elevar mi vibración, es decir, sacar el máximo provecho de todo lo que nos estaba sucediendo. Quise afrontar la situación como una guerrera y no como una víctima.

No paras de viajar, es difícil tenerte localizada.
No paro. Me pasa que no encuentro mi lugar. Me gusta mucho Australia, pero también me gusta mucho España. Con el paso de los años he llegado a la conclusión de que mi hogar se encuentra donde está mi corazón .

Joan Crisol

¿Y ahora dónde está tu hogar?
Vengo de estar diez años viviendo en Australia. Así que volver a España no me ha resultado muy fácil. Mi casa la tengo en alquiler… Tengo que reconstruir, un poco, todo lo que dejé aquí. Ahora mismo estoy de nómada y de ocupa en casa de amigos y familiares.

Cuando te preguntan por el exceso de fama que viviste cuando saliste de OT1, siempre has dicho que fue justamente lo de irte a vivir a Australia lo que te salvó ¿Por qué?
Cuando salí de la academia y saqué mi primer disco, comencé a sentir que mi carrera, por parte de la discográfica, no iba a seguir más adelante, y decidí salirme de todo eso, porque sino, mi carrera se apagaría. Y cuando comencé a ser independiente, en el 2006 noté que por parte de muchas televisiones, radios y demás medios de comunicación, no entendían que una artista se produjera su propio trabajo sola. Yo dije, me quiero ir de aquí y me fui a Miami. Una cosa me llevó a otra y así sucedió todo. He crecido profesional, personal y espiritualmente. Aprendí a ser fuerte y sacar a relucir ese instinto de supervivencia.