El tenista y la organizadora de eventos, que están esperando su primer hijo en común, están disfrutando de Ibiza.


Sandra Gago y Feliciano López están pasando por una de las etapas más dulces de su vida. Hace unas semanas, la feliz pareja hacía uso de sus redes sociales para anunciar una feliz noticia: están esperando su primer hijo. Desde entonces, y pese a que le darán la bienvenida al pequeño las próximas Navidades, cuentan los días y las horas para ver la carita de su bebé.

Hasta entonces, el tenista y la organizadora de eventos  está disfrutando de cada segundo juntos y, en cuanto la situación del país lo ha permitido, han hecho su primera escapada veraniega. Un verano completamente distinto al del año anterior puesto que estuvieron completamente inmersos en la preparación de su boda de cuento de hadas. Ahora, con total tranquilidad han disfrutado de las playas y el sol de Ibiza.

Gago y López han hecho una mini escapada a la playa y han dejado claro que es un verano completamente distinto, no solo por el difícil momento que atraviesa el país, sino también porque es el primero que pasan como futuros papás. «Sin duda es un verano diferente, los planes han cambiado y disfrutaremos de un verano distinto y especial!», deja claro la periodista. Mientras que disfrutan de buenas vistas y del mar, el tenista ha dejado claro que está centrado en su preparación para la reanudación del circuito ATP en agosto.

Pronto serán 4

En unos meses, serán cuatro en casa: la pareja, su hijo y la mascota, un miembro imprescindible de la familia. Sandra Gago y Feliciano López esperan un niño, tal y como también anunciaron a través de un divertido vídeo en el que lanzaban confeti de color azul. Así, la pareja se unía a la moda del «gender reveal» que tantas celebrities han utilizado.

El retoño que esperan Feliciano y Sandra llega nueve meses después de su enlace y de un largo periodo de confinamiento juntos. Ante la cancelación de todos los encuentros deportivos como consecuencia de la crisis sanitaria global, al tenista no le quedaba más remedio que suspender su actividad profesional para permanecer en su domicilio. Las semanas de confinamiento le hicieron perder grandes citas en la pista, pero le brindaron la oportunidad de disfrutar del hogar que ha formado junto a su mujer.

Formar una familia era parte de su proyecto del matrimonio y ambos están viviendo con gran ilusión esta etapa. El encierro en casa ha supuesto una gran prueba de fuego para el matrimonio que han superado con matricula de honor puesto que ahora están más unidos que nunca. De hecho, en una intervención en ‘El Hormiguero’, el tenista dejaba claro que este difícil momento les ha unido y ha aprovechado para pasar más tiempo en su domicilio, algo que no hacía desde hace 20 años. Por ello, están aprovechando el máximo para disfrutar de estos momentos.