Y que conste que el titular no es negativo. Empecemos por ahí. Constato una realidad: gris el día en Madrid, y gris el outfit de la Reina, quien esta mañana se ha reunido con la Asociación Española Contra el Cáncer, de la que es presidenta de honor. Mimetizada con el paisaje, ha elegido como pieza principal un abrigo oversize de Nina Ricci, con manga francesa, de línea muy depurada, que estrenó en abril de 2015.

Letizia

Fue para la entrega de unas becas de La Caixa en Barcelona, y entonces lo combinó con un vestido negro de Carolina Herrera. Todo tan sobrio como hoy y con el mismo binomio gris-negro como protagonista.

¿Me gusta?, me preguntaréis. Sí. Ya lo dije en su momento. Y mucho. Lo único criticable que encuentro es esa excesiva sobriedad, pero esto no es grave.

Letizia

Armada con su práctico maletín de Hugo Boss; sus pantalones negros de la misma firma; un jersey de cuello alto, nuevo, que nos ha dejado ver al desprenderse del abrigo en la reunión y es de nuevo de Hugo Boss; y unos botines de Hugo Boss (omnipresente), podemos decir que Letizia no ha brillado precisamente, pero que ha cumplido con el trámite con comodidad y elegancia.

Letizia

Pero ¿os creíais que habíamos terminado? Nooooooo… Hete aquí una pequeña gran sorpresa: ¡los pendientes!

Letizia

Letizia

Estreno, lo es, pero aún desconozco la firma. Eso sí, me tiemblan las piernas de lo mucho que me gusta. Se trata de una gran pieza dorada, casi como un earcuff, con el que ha levantado un poquito el aire existencialista general del look. En cuanto sepa de dónde sale (y espero que así sea), os lo cuento.

Por lo demás, contadme qué opináis de su estilismo de viernes. Ciertamente esta semana no nos ha dado mucho color, y este final a lo Simone de Beauvoir nos la sitúa en un plano más intelectual que fashionista.

¿Os emociona o qué?

Letizia

Fotos: Rafael López.