La colaboradora de ‘Viva la vida’ ha cambiado de look y nos ha enamorado con su nuevo corte y peinado con el que está mucho más mona y juvenil.


Tener confianza ciega en tu peluquero es, sin lugar a dudas, algo imprescindible si lo que una busca es conseguir los resultados más favorecedores. Esta es una lección que Terelu Campos tiene la mar de aprendido ya que ha encontrado en el Salón Cheska el lugar perfecto para cuidar y mimar su cabello con la seguridad de que sus cambios de look siempre le sentarán de maravilla. Algo que demostró, por ejemplo, el mes de mayo del año pasado, cuando lo primero que hizo la colaboradora de Viva la vida tras salir del confinamiento fue acudir a su peluquería de confianza y atreverse a teñir su melena a lo garçon de un tono pelirrojo intenso. Un sorprendente y radical cambio que no pudo ser más acertado y que desde aquí aplaudimos en su momento. Pues bien, ahora, casi un año más tarde, y después de varias visitas al centro, la tertuliana ha vuelto a ponerse en las manos de sus peluqueros favoritos para conseguir un look muy rejuvenecedor.

«¡Hoy toca pelu! Madre mía, qué pintas. Menos mal que mi Naty de Cheska me dejara luego perfecta»; contaba emocionada a través de su cuenta de Instagram la hija de María Teresa Campos. Lo hacía con la melenita repleta de pinzas y trozos de papel de aluminio, con una enorme mascarilla y un peinado nada favorecedor que creaba gran expectación entre sus fans y amigos; todos ansiosos por conocer cuál sería el resultado del cambio de look de Terulu.

Terelu Campos rejuvenece gracias a su nuevo y acertadísimo de look 

La transformación no ha tardado en llegar. Y es que a la hora de publicar su primera foto, repleta de pinzas y con el tinte aún puesto, Terelu Campos volvía a hacer uso de la red social para mostrar cómo de guapa había quedado tras su paso por la peluquería. «Ahora ya es otra cosa, ¿verdad? Encantada con el color y el repaso de corte. Gracias Naty y Maria y gracias Salón Cheska»; escribía enamorada de su nuevo aspecto. Y no nos extraña lo más mínimo, pues la colaboradora no podía estar más guapa y radiante. Con el pelo lleno de volumen, más alisado que de costumbre y en un bonito rubio ceniza con las raíces más oscuras, la mayor de las hermanas Campos conseguía quitarse años de encima y estar especialmente mona. ¿No os lo parece? A nosotras nos encanta. ¡Y mucho!