Tamara Gorro se hizo un autorregalo que le ha servido para coger impulso. Sin desvelar el destino viajó fuera de España para desconectar y trajo consigo un recuerdo imborrable: un tatuaje con cinco iniciales de las que todavía no ha desvelado el significado. Ha sido días después cuando ha hecho un alto en su recuperación para dirigirse a su familia virtual, un pilar fundamental para ella en esta lucha en la que se encuentra inmersa. Desde hace meses sufre una depresión e incluso ha hecho un impasse en su matrimonio, pero eso no quita para recordarse a sí misma las ganas que tiene de salir adelante. «Caminar, detenerse, coger aire y continuar. Mi vida la elijo yo. Y elijo volver a la vida porque la echo de menos. Cuando tocas fondo, la única opción que tienes es subir para arriba. Y yo lo voy a hacer despacio, con cautela, pero sin parar», ha escrito Tamara Gorro.

Para ella precisamente sus redes sociales significan «refugio, entretenimiento, diversión y protección”, cualidades que le ayudan a “que el camino sea más fácil”. Lejos de hacerle daño o sacarla del camino que debe seguir, como se había hecho estos días, Tamara encuentra en ellas una «medicina» a la que no quiere renunciar. «Si me hicierais mal, os puedo asegurar que esta cuenta la cerraba de por vida. Pero como no es así, me agarro a vuestra mano, porque sé que la tengo”, ha continuado. Tamara Gorro está feliz de la comunidad que ha formado junto a dos millones de followers, número que no solo significa éxito a nivel influencer, sino también calor y amistad, aunque sea a través de una pantalla.

Tamara Gorro
Instagram

Son muchos los que se alegran de sus avances, de hecho, tras la publicación de este vídeo, Tamara Gorro ha recibido cientos de mensajes de anónimos que aplauden cada paso que da. Le recuerdan lo bonita que está cuando desprende energía y lo contentos que están de ver que, paso a paso, se recupera tras tocar fondo el pasado año. Su tristeza comenzó en la pandemia, un bache por el que gran parte de la sociedad pasó, sin embargo, a Tamara le costó reflotar, algo que ella jamás ha escondido. Ahora solo desea despedirse de esta etapa y saber si la historia de amor con Ezequiel Garay es posible recuperarla o, por el contrario, deben continuar como amigos en el futuro.

¿Una segunda oportunidad con Ezequiel Garay?

Fue hace pocos días, justo en el cumpleaños de Tamara Gorro, cuando ella comentó que le habían cambiado la medicación para poder conciliar el sueño. Era incapaz de dormir debido a todos los retos que ella ahora tenía en su cabeza y tras su distancia con Ezequiel Garay sus médicos consideraron que era lo más acertado. A comienzos de enero fue cuando ella a través de un vídeo en su canal contó la drástica decisión que habían tomado ella y el argentino hacía tiempo. No buscó culpables y aseguró que ambos tenían una excelente relación que seguirían manteniendo, a pesar de haber roto. Tras doce años juntos y dos hijos en común, el exfutbolista y la empresaria se han dado el espacio que creían necesario para, quién sabe, si intentarlo de nuevo y que todo funcione como antes.