Tamara Falcó ha conseguido aprobar el examen de la Cordon Bleu, por lo que está mucho más feliz y más cerca de su sueño, según ha contado en ‘El Hormiguero’


Cuando Tamara Falcó se convirtió en la ganadora de ‘MasterChef Celebrity’ todos los espectadores del talent show se dieron más cuenta que nunca de su destreza culinaria. La socialité demostró una increíble evolución a lo largo de los programas, tanto es así que tras vencer gritó a los cuatro vientos que quería continuar con su formación. En concreto, la hija de Isabel Preysler escogió una de las escuelas más prestigiosas para ello, la Cordon Bleu, un lugar en el que aprendería a manejarse en la alta cocina. Aunque se desconoce si llegará a dedicarse a ello y montará un restaurante en el que podremos degustar algunas de sus creaciones, de momento, lo que sí ha hecho es comenzar el 2021 por todo lo alto. Comenzó el 7 de enero para conseguir el Gran Diplôme y ya tiene mucho que celebrar, tal y como ha explicado ella misma en ‘El Hormiguero’. 

Ha aprobado su último examen y, por ello, se encuentra profundamente feliz. «Solamente había examen teórico gracias a Filomena. Me hacen preguntas del tipo qué porcentaje de grasa tiene la mantequilla que es entre un 80 y un 85», ha dicho la también empresaria. «La verdad es que era bastante difícil. Un potaje que salía en el examen, me decían que cuál era el ingrediente principal y no lo habíamos visto en clase. A todo esto es la coliflor…», ha comentado sobre la misteriosa prueba a la que tuvo que hacer frente. Aunque es una incógnita cómo le habría salido el examen práctico, lo que nadie duda es que su mejor jurado es Íñigo Onieva, su pareja. Ambos tienen pasión por la cocina y disfrutan al máximo frente a exquisitos platos, un punto en común para valorar sus creaciones culinarias.

Antena 3

A pesar de que Tamara quiso empezar el curso el pasado año, la crisis sanitaria truncó todos sus planes. La joven se adaptó a las circunstancias de nuestro país y retrasó su incorporación al curso cuando de cocina cuando ya era seguro tanto para ella como para sus compañeros. Eso sí, no ha dejado de trabajar en ningún momento, aunque fuera en otras facetas. Volcada en el mundo influencer, en sus colaboraciones de televisión y en su firma de ropa, Tamara Falcó tiene clarísimo que no hay que poner todos los huevos en la misma cesta. Ella prefiere tocar varios palos y adaptarse a los tiempos actuales, un modus operandi con el que no le está yendo nada mal.

Será en unos meses cuando Tamara, por fin, podrá cocinar para sus invitados en su propia casa. La empresaria se ha comprado una casa en propiedad en el barrio de Puerta de Hierro, tal y como publicamos en la revista SEMANA.t