Tamara Falcó y su pareja, Íñigo Onieva, han vuelto a acaparar todas las miradas después de saltarse el confinamiento por tercera vez en solo unos días.


Nadie duda de que Tamara Falcó está viviendo un excelente momento a nivel sentimental. La marquesa de Griñón está muy feliz junto a su pareja, Íñigo Onieva, un joven de 31 años con el que ha comenzado una relación y que le ha devuelto la sonrisa en el que ha sido su año más duro. Forman un tándem perfecto, tanto que él ha llegado a convertirse en uno de sus pilares para superar, por ejemplo, la pérdida de su padre. Su romance salió a la luz hace algunos días, sin embargo, ha estado envuelto en polémica debido a que se han saltado las restricciones impuestas en la Comunidad de Madrid en varias ocasiones. Concretamente, el toque de queda y el confinamiento, pues Tamara e Íñigo han sido vistos más tarde de las 12 de la noche en la calle y Tamara ha ido a cenar junto a su chico a La Moraleja, zona confinada de la que ni se podía entrar ni se podía salir. No obstante, no son las únicas normas que se han saltado, ya que ha habido una tercera vez, tal y como ha comprobado SEMANA.


Este fin de semana tanto Tamara como Iñigo siguieron con su vida social y acudieron a un restaurante llamado Filandón, situado a varios kilómetros de las viviendas de cada uno. Enclavado en el Monte del Pardo y con el fuego como eje central del local, la pareja acudió a uno de los lugares de moda para disfrutar de una comida entre amigos. Todo parecía estar dentro de la normalidad, pero no es asñu y es que Íñigo vive en una casa situada en La Moraleja, zona confinada. El diseñador de coches solo podía abandonar esta zona por motivos justificados como ir a trabajar, por lo que salir a comer con su chica no estaba dentro de las opciones permitidas. A pesar de que muchos vecinos de este lugar sí que están acatando las normas, hay quien no lo hace, lo que sin duda pone en un aprieto públicamente en este caso a Íñigo Onieva.

Íñigo Onieva
Redes sociales

Son muchas las miradas puestas en la pareja formada por Tamara Falcó e Íñigo Onieva, dos jóvenes que están muy ilusionados con el precioso momento que están viviendo. Con amigos o en solitario, ambos han sido vistos compartiendo tiempo y espacio en numerosas ocasiones en los últimos días. El hecho de que su relación sentimental se haya hecho pública ha llevado a que vivan con naturalidad su historia de amor, aunque no cumplir con las medidas impuestas por la crisis sanitaria ha provocado un aluvión de críticas contra ellos en las redes sociales. «Falta de ejemplaridad» o «irresponsables» son solo algunos de los comentarios que se pueden leer en Twitter sobre la actitud de Tamara y su pareja, improperios que dejan claro que no están en absoluto de acuerdo con que no acaten las normas en plena pandemia, más aún si se tiene en cuenta que son personajes públicos.