La ‘socialité’ ha contado en el ‘El Hormiguero’ cómo le gustaría que fuera su boda.


No es la primera vez que habla de cómo le gustaría que fuese su boda. Pero esta vez lo ha hecho delante de millones de espectadores. Tamara Falcó ha revelado en el plató de ‘El Hormiguero‘ cómo imagina el día que se vista de novia para dar el ‘sí, quiero’.

En la mesa de debate, los colaboradores de el programa de Antena 3 charlaban sobre bodas. Juan del Val comentaba que no le gustan las personas «que presumen de casarse discretamente», solo con unos pocos amigos y la familia. «O te casas o no te casas. Hay que hacer una boda como Dios manda, con 500 invitados y música de Georgie Dann», decía. Nuria Roca no estaba del todo de acuerdo con su marido. Al surgir el tema, Pablo Motos no ha podido evitar lanzarle pregunta a la ‘socialité: «¿En caso de que hubiese una boda te la imaginas súper grande? La colaboradora no ha dudado en responder, sincera.

Tamara Falcó invitaría «a la gente que más quiere» a su boda

«No creo que la hiciese gigantesca. Mi padre me contó que en su primera boda seguía saludando a gente al final de la noche. Fueron 1.000 personas y eso sí que me parecería una pesadilla», decía la Marquesa de Griñón. Sus compañeros se interesaban por el número aproximado de personas a los que le gustaría ver en una cita tan importante. «La gente que más quieres y con los que te lo pasas fenomenal. Es posible, sí, no lo sé», contestaba.

Tamara Falcó; Iñigo Onieva
Instagram

Hasta la fecha, Tamara ha evitado pronunciarse sobre un posible matrimonio con Iñigo Onieva. Nunca ha ocultado que está feliz e ilusionada, pero prefiere dejarse llevar. Aún es pronto, quizás, para convertirse en una mujer casada. O no… A sus 39 años, la hija de Isabel Preysler podría estar más cerca del altar de lo que imaginamos. De momento, ella e Iñigo Onieva no tienen planes de jurarse amor eterno, pero todo se andará.

Lo que sí es evidente es que el diseñador de coches se ha convertido en su compañero y en uno de sus principales apoyos a lo largo del último año. Cada vez es más frecuente verlos juntos en público, lo que demuestra que su relación va como la seda.

© Redes sociales.

Cuando se destapó su idilio, nadie daba un duro por ellos. Al principio, la fama de conquistador de Onieva hacía presagiar que el idilio con la aristócrata no llegaría muy lejos, pero a medida que avanza el tiempo parece evidente que lo suyo va muy en serio. Escapadas, viajes, bodas o grandes citas como el día de la graduación de Tamara al finalizar su formación en Le Cordon Bleu… No ha habido ocasión destacada en la que no hayan estado juntos. ¿Se animarán a dar el importante paso próximamente?