No la conozco de nada, pero la quiero. Es así. Hay gente que traspasa la pantalla y se queda contigo. Tamara Falcó me da tanta ternura que por ella «ma-to».

tamara-falco
El cambio físico de Tamara Falcó es más que evidente, pero ella reapareció guapísima para recibir un premio que le llenó de emoción.

Tamara Falcó reapareció ayer y dio la cara. Desde hacía meses se hablaba de sus problemas de tiroides, pero hasta ahora no había documento gráfico. En efecto, Tamara Falcó ha ganado bastante peso (no quiso decir los kilos al periodista Antonio Diéguez: «No seas indiscreto») y lo que para una persona que vive de su imagen como ella podría ser un drama ella logró convertirlo en comedia.

Tamara, ya digo, dio la cara, no esquivó las preguntas y reivindicó las curvas con humor, ya que no le queda otra. Nada mejor en la vida que asumir las circunstancias y no pelearse con ella, porque entonces los problemas crecen.

tamara-falco-1
Tamara Falcó, con mucha más inteligencia de lo que algunos cree, da la espalda a las críticas.

Tamara Falcó, que es un terreno minado, dijo también que iba a diseñar el vestido de novia a su madre, Isabel Preysler (¡que lo haga, por favor!), y su madre tuvo que salir al paso con un definitivo «son cosas de Tamara«.

La hija del marqués de Griñón camina por la vida con ingenuidad, pero sentido común. Como Blanche Dubois en ‘Un tranvía llamado deseo’ podría decir «siempre he confiado en la bondad de los extraños». Porque Tamara no ve mal en ninguna parte y devuelve sonrisas cuando hay mala fe.

No venía al caso ayer que le preguntaran por Donald Trump (ni que fuera ella Pepa Bueno o Iñaki Gabilondo) ni que los periodistas le hagan preguntas-trampa que ella esquiva con las únicas armas que conoce: frases vacías de contenido. Mejor no decir nada que meter la pata. En eso ha aprendido la lección.

Os recuerdo compañeros: la maldad siempre se vuelve.

tamara-falco
Esta fue la última aparición pública de Tamara antes de que desvelara que padecía este problema de tiroides. Los cambios físicos comenzaban a apreciarse.

Pero no perdamos el hilo… Tamara Falcó está peleando contra un problema de salud que tiene una clara manifestación física, pero lejos de dar la impresión de estar cansada, demuestra que piensa seguir disfrutando de su vida y de su físico. La misma actitud de su hermana Chabeli, quien ha dejado más que claro que la impecable, la perfecta de la familia es su madre, Isabel, que ella lo que quiere es seguir siendo ‘american housewife’, osea, ama de casa.

chabeli (1)
Chabeli Iglesias ha demostrado siempre que vive sin preocuparse por su imagen ni lo que piensen de ella. Una actitud muy sabia para una mujer que lleva una vida muy tranquila y plácida en Estados Unidos.

Creo que ya lo he dicho antes por aquí, pero a mí los hijos de Isabel Preysler me encantan, tienen una educación, una humildad y un saber estar del que deberían aprender famosas de serie b que hacen Patakys en los photocalls y se comportan como si fueran Margarita Xirgu.

Tamara, sin hacer nada que vaya a cambiar la humanidad, es una estrella e irradia una luz que muchas quisieran.

Solo puedo añadir: ¡te aplaudo!

preysler
Isabel Preysler ha destacado que su hija Tamara es la más divertida de la casa y que sus hermanos se parten de risa con sus ocurrencias.