Anabel Pantoja y Susana Molina tienen una amistad a prueba de bombas, pero ¿se conocen tanto como crees?


Anabel Pantoja y Susana Molina forman el tándem perfecto. Nadie duda de que su amistad es a prueba de bombas y de que pase lo que pase la una estará al lado de la otra. En rupturas, negocios y en momentos bonitos siempre han podido contar, aunque hace solo unos días salió a la luz que habían puesto fin a la empresa que hace más de un año pusieron en marcha. Su establecimiento de manicura y pedicura fue traspasado a alguien de confianza cuando dejaron la ciudad hispalense, pues sus derroteros estaban lejos de Sevilla. Eso sí, siempre han caminado juntas. Prueba de su vínculo, el hecho de que hayan protagonizado el último capítulo de MTMAD plataforma de Mediaset, en el que confiesan los secretos jamás contados de ambas.

Aunque por el confinamiento no lo han podido grabar de manera física, ya que la sobrina de la tonadillera se encuentra en Canarias, isla en la que reside junto a su prometido, Omar Sánchez, y Susana en Madrid. A pesar de que han compartido piso, el cual ellas mismas mostraron a través de sus redes sociales, en este momento se encuentran cada una en un punto diferente del mapa. Ha sido a través de una videollamada en la que Susana Molina y Anabel han revelado cuánto se conocen ante sus seguidores, desvelándose así su lado más íntimo y desconocido.

De hecho, en este vídeo la propia Susana ha confesado una de las grandes incógnitas que sobrevolaban sobre ellas en los últimos días: ¿Por qué han echado el cierre al negocio que crearon con tanta ilusión? «Por circunstancias de la vida se lo vendimos a la chica que teníamos al frente, a Irene, que era quien hacía la manicura. Nos tuvimos que venir a Madrid y al final llevar un negocio así no tenía sentido. Decidimos que fuera ella porque es la persona que mejor conoce el negocio», ha explicado la murciana mirando a cámara. Lo dice con cierto añoranza, pero la que fuera ganadora de ‘Gran Hermano’ en su edición está segura de que fue la decisión más correcta.

Así fue su primer contacto

Susana Molina

Tras varios años unidas, Susana y Anabel han echado la vista atrás para comentar cuál fue el lugar exacto en el que sus vidas se unieron. Se vieron por primera vez en la Feria de Sevilla y, desde entonces, no han vuelto a separarse. «Tuvimos una conexión súper rápida», dice la joven muy orgullosa.

No obstante, no han sido las únicas cuestiones que han resuelto. Sus platos favoritos, sus amores prohibidos, sus fobias o lo que menos le gusta de la otra son algunas de las preguntas que estas dos grandes amigas han respondido sin reparo alguno. ¿Quieres saber más sobre ellas? A continuación la respuesta a todas las cuestiones que nunca se han atrevido a desvelar frente a las cámaras.