Este miércoles, Paz Padilla volvió a su puesto de trabajo tras vivir uno de los veranos más complicados. Al acabar el programa, tenía un divertido plan


Han sido meses complicados para Paz Padilla después de perder al amor de su vida, Antonio Juan Vidal, de 53 años, que perdió la vida tras luchar contra una enfermedad. La presentadora se tomó un tiempo para recargar las pilas, encontrarse a sí misma y recorrer el camino antes de volver a su puesto de trabajo. Pero este miércoles era el día más esperado por sus seguidores y por los tele espectadores de ‘Sálvame’.

Y es que, Paz ya ha regresado a su puesto de trabajo como presentadora y lo ha hecho con un caluroso recibimiento y haciendo un repaso por cómo han sido estos meses. Al terminar el programa, al que llegó arrasando y con su sentido del humor, no se fue a casa a descansar tras todos los sentimientos que había vivido esa tarde. No. Paz Padilla tenía un divertido plan con su familia y amigos para celebrar la vida.

Paz Padilla acudió al cumpleaños de su yerno, Iván Martín

A pesar de que el cumpleaños de su yerno, Iván Martín, no era hasta un día después, este jueves, la familia ya ha celebrado el gran día. Al terminar Paz Padilla su programa se marchó a un restaurante donde estaba su hija, Anna Ferrer, su yerno, Iván, y otro grupo de amigos VIPS con motivo del 28 cumpleaños del joven. Hemos sido testigos de este precioso momento gracias a Anna Ferrer, que compartió un vídeo en sus redes sociales en el momento que llegaba la tarta y las velas para que las soplara su novio. A pesar de que en el vídeo no se ve a su madre, sí que podemos escuchar la risa de Paz Padilla y en una publicación compartida por Iván ha etiquetado a todas las personas que organizaron esta cena tan especial.

Iván disfrutó de una cena con motivo de su cumpleaños acompañado de su novia Anna Ferrer, su suegra, Paz Padilla, además de otros personajes conocidos como el director de ‘Sálvame’ Raúl Prieto, su pareja Joaquín Torres y la también presentadora de televisión, Emma García. Los seis disfrutaron de una agradable velada que terminó con el cumpleañero soplando las velas sobre una tarta de queso que había cocinado su novia. Una cena que también supuso la celebración de que Paz Padilla había retomado su vida tras los meses tan complicados. Su vuelta al trabajo supone un punto de inflexión en la nueva etapa que se enfrenta en su vida. Y no hay nada como hacerlo con una celebración tras el trabajo para celebrar la vida.