El pasado 30 de julio, Sonia Ferrer y Sergio Fontecha se convirtieron en marido y mujer. La presentadora y su pareja se dieron el ‘sí, quiero’ en una finca que se encuentra entre las localidades madrileñas de Valdemorillo y El Escorial. Lo que no imaginaban los novios es que ese día iba a tener lugar una tormenta de verano que casi echa por tierra la ceremonia. «No lo esperábamos, no había ninguna previsión de lluvia. Fue algo de repente, una tormenta de verano. Hacía muchísimo viento y tuvimos que esperar. En ese momento pensé las tormentas no duran muchas horas. Se desmontó todo y esperamos a que se fuese la dichosa nube», ha contado. El gran susto de la jornada se produjo cuando su hija Laura, de 12 años, estuvo a punto de sufrir un grave accidente. «La niña intentaba resguardarse, tener controlado al pony, que estaba muy asustado porque había mucho viento. Se fue debajo del árbol y el pony no quería, tiraba de ella hasta y tiró de ella tan fuerte que la arrastró y cuando la arrastró cayó medio árbol detrás«.

«Por suerte no pasó nada… Fue terrible. Yo me enteré de todo eso después. Luego me enteré de que no le cayó a la niña de milagro. Pudo haber sido terrible, pero fue una boda más tarde», ha confesado la presentadora y colaboradora. El impacto que causó el animal sobre uno de los árboles de la finca hizo que cayera la rama de un árbol, pero afortunadamente no hubo heridos. Pasado el susto, ahora se centra en la vuelta a la normalidad después de una luna de miel de ensueño. «Todavía estoy de resaca de viaje, de boda y de todo. Feliz. Ese día, junto con el día que cogí mi hija en brazos, fue de los mejores días de mi vida».

Su exmarido, Marco Vricella, no la ha felicitado por su boda: «No tenemos una relación cordial»

«Fue como yo quería, romántico, precioso, el novio feliz», ha explicado Sonia Ferrer. En cuanto a si su ex pareja y padre de su hija, Marco Vricella, le ha dado la enhorabuena, se ha mostrado clara: «Es que no es necesario. Yo es que no engaño con nada. Si es que no tenemos buena relación, pero tenemos relación… Tenemos una niña los dos juntos y tenemos que hablar muchas cosas, hay mucha comunicación. No tenemos una relación cordial, no hay, es una relación necesaria porque somos padres de una niña maravillosa».

sonia-ferrer-1
Redes sociales.

En estos momentos, Sonia Ferrer no tiene intención alguna de aumentar la familia: «No, eso ya os lo he dicho, que no entra en mis planes para nada». A sus 44 años, no contempla la posibilidad, al menos de momento, de quedarse embarazada de nuevo. Es momento de disfrutar de sus primeros días como mujer casada. Está enamorada como nunca y así lo ha hecho saber en numerosas ocasiones. Días antes de su boda, compartía una preciosa carta de amor dedicada a su pareja. «Me caso con la mejor persona que he conocido», arrancaba diciendo. «Dicho así quizá os parezca poca cosa… quizá entenderíais mejor mi cara de pánfila al mirarle si os hablase de su inteligencia, su honestidad, paciencia, lealtad, buen humor, nobleza… Si os contase lo que es capaz de hacer con tal de verme sonreír, lo atento que está a las señales para que lleguemos a comunicar sin palabras, la facilidad con la que se emociona al sentirse querido y lo acojonantemente divertido que es».

«Probablemente muchos pensaréis que estas declaraciones públicas no son más que exhibicionismo, yo misma pensaba eso de las parejas que iban pregonando su amor en redes sociales, de las parejas que me recordaban que lo mío sí pero no… yo también pensaba eso de “dime de qué presumes», destacaba en su misiva. «No sabéis lo mucho que agradezco estar por fin, al otro lado».