Cuando se cumple un año del momento más duro de sus vidas, Iker Casillas y Sara Carbonero hacen balance de todo lo que han vivido. ¡Corre a por tu ejemplar de SEMANA y ponte al día de toda la actualidad de corazón por tan solo 2 euros (2,10 en Canarias)!


Sara Carbonero e Iker Casillas, que son los protagonistas del nuevo número de SEMANA, han vivido uno de los años más complicados de su vidas. Hace justo un año que el portero del Oporto sufría un infarto de miocardio durante un entrenamiento con su equipo. Poco después, cuando Iker todavía se recuperaba de este desagradable suceso, se conocía que la periodista tenía que ser operada de un cáncer de ovario.

Ahora, el portero ha querido hacer balance de cómo ha vivido el peor año de su vida: «He pasado mucho miedo», desvela con emoción. Iker Casillas se sincera y relata su calvario tras el infarto que sufrió y habla cómo vivieron la enfermedad de la periodista. Podrás encontrar las declaraciones de esta esperada entrevista en SEMANA, que está a la venta desde este miércoles en todos los kioscos y supermercados.

En esos momentos complicados -y también ahora-, sus hijos, Martín y Lucas se han convertido en sus principales apoyos. Aunque aún son muy pequeños, ellos han sido los encargados de que sus padres se sobrepongan de los últimos varapalos que han recibido. Además, la cuarentena la están pasando con ellos en Oporto, desde donde Sara Carbonero no para de compartir cómo lo llevan.

La pareja ha demostrado que se enfrenta a las situaciones difíciles con la mejor actitud. Y es que para ello no solo cuentan con la ayuda de sus pequeños, también de su familia y amigos. Aunque ahora la cuarentena no deja reunirse con ellos, no tenemos duda de que Sara e Iker recurren a la bendita tecnología para ponerse en contacto con ellos.

Además, la periodista, que es muy activa en las redes sociales, no ha parado de compartir reflexiones que ha tenido a lo largo de estos días difíciles. La última de ellas, sobre los altibajos que tenemos muchos, donde muestra que ella tiene claras varias cosas: «Intuyo que estamos pasando por todos los estados posibles estos días; desde el asombro a la esperanza y de la emoción al miedo, pero es que yo no quiero dejar de soñar, no quiero. Sé que debo priorizar necesidades y es exactamente lo que estamos haciendo, pero me ha costado una vida saber qué es lo importante como para mirar ahora hacia otro lado. Sé que el mundo se cae a pedazos pero es que yo no quiero reinventarme, volverme budista ni comprar aguacates ecológicos; no quiero hacer pan, memorizar asanas ni ser mejor que nadie —quiero comer cecina, coleccionar museos, soñar con Menorca y llenar los mapas de chinchetas; levantar la copa, brindar por los sueños imposibles y seguir pensando (ya lo hacía antes) que la vida es la piel erizada, nada más”. Esta ha sido la última que ha hecho.

Os mostramos en SEMANA todas las declaraciones que hace Iker Casillas sobre el delicado momento de salud por el que pasó él y su mujer en apenas unas semanas. El matrimonio está más unido que nunca y junto a sus hijos, continúan su vida en Oporto, la ciudad en la que empezaron una nueva vida hace unos años y de la que les será difícil despedirse.