Rocío Carrasco tiene mucho que agradecerle a Carlota Corredera y es que su fiel defensa le ha pasado factura. Un estudio realizado para SEMANA en exclusiva muestra los datos que confirman que la presentadora ha pagado caro su imparcialidad y el público le está dando la espalda


Si Rocío Carrasco ha logrado dar un vuelco a su imagen pública a través de la docuserie ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, a Carlota Corredera, la presentadora del espacio, no le ha sucedido de igual manera. La primera ha logrado que la opinión pública le sea favorable tras narrar los supuestos episodios que sufrió al lado de su marido, Antonio David Flores, y los motivos por los que ha decidido no volver a luchar por recuperar el vínculo que mantenía con sus hijos, especialmente con Rocío Flores. Sin embargo, esta apuesta de la cadena de Mediaset no ha sido tan favorable para la imagen pública de Carlota Corredera, quien ha salido muy mal parada y ha centrado la mayor parte de las críticas por su imparcialidad, entre otras cuestiones. Esto ha afectado a la forma que el público tiene de verla, como así se desprende de un estudio que han realizado en exclusiva para la revista SEMANA y que te mostramos al detalle en el nuevo número que puedes conseguir desde este miércoles en tu kiosco más cercano.

La imagen de Carlota Corredera se ha deteriorado tras la emisión de los capítulos que narran el lado oscuro de la vida de Rocío Carrasco. La opinión pública se ha dividido a la hora de comprender a una mujer que ha sufrido presuntos malos tratos por parte de su exmarido y de su hija, pero no la gran mayoría ha condenado la forma de narrar y conducir el programa por parte de la presentadora. No ha sido imparcial, no se ha mantenido alejada de la noticia, convirtiéndose en muchas ocasiones en protagonista misma de lo que contaba en boca de Rociito. Esto ha creado un océano entre ella y el público, lo que ha quedado demostrado a través de un informe de popularidad que la empresa especializada Personality Media ha realizado en exclusiva para la revista SEMANA.

Revista SEMANA

Rocío Carrasco tiene mucho que agradecerle a Carlota Corredera y es que ella se ha desvivido a la hora de defender su verdad. Sin embargo, lo ha hecho de forma tan ferviente, que ha puesto en peligro su propia imagen y, al final, ha perdido en la apuesta, tal y como se desprenden de los datos a los que hemos tenido acceso en exclusiva. El hecho de defender su opinión y no dar posibilidad a que se muestre una opinión contraria o diferente no ha sido del todo bien visto por la audiencia, que semana tras semana le condenaba. Quizá por ello la cadena optó por retirar del proyecto a Jorge Javier Vázquez, para evitar que su estrella sufra la misma suerte.

Vídeo: Europa Press

Así sucedía también cuando expulsaba a sus compañeros de plató, censuraba las frases que no le parecían ajustadas a su propia opinión e incluso amenazaba con abandonar el plató y su labor como presentadora de ‘Sálvame’ si le tocaba coincidir con personas que pusieran en duda ni tan siquiera un solo punto de los contado por Rocío Carrasco. Quizá haya sido excesivamente radical y el público la ha sentenciado. Y eso es precisamente lo que muestra SEMANA con datos de toda solvencia a través de un informe encargado a una empresa especializada en medir en cada momento de su carrera su popularidad y su cercanía o simpatía al público.