Este pasado mes de enero no pasará a la historia de la moda precisamente. Han sido 31 días en los que Letizia nos ha brindado seis estilismos, exactamente seis, y ninguno de ellos para tirar cohetes.

Pero he de decir que también este momento está siendo especial. Y es que la Reina ha sido prácticamente la única en tener agenda real fuera de La Zarzuela, porque, como sabemos, el Rey Felipe lo ha pasado recibiendo a los representantes de los partidos políticos intentando proponer un candidato para formar Gobierno, y casi no ha salido de palacio.

Letizia enero 2016

En este contexto tan «raro», Letizia ha cumplido con los mencionados actos, la mayoría audiencias y reuniones de trabajo, que han tenido que ver con causas sociales. Asuntos en los que la Reina pone mucho empeño personal desde que relevara en tales labores a su suegra, la Reina Sofía.

El año comenzó de forma oficial para los Reyes el 6 de enero, con la celebración de la Pascua Militar. Para ello, Letizia estrenó una falda larga negra con bordado en el bajo de Felipe Varela. Este fue el modelo más «espectacular» del mes, y el único al que asistió acompañada por el Monarca. A partir de ahí, hablando de moda, todo fue cuesta abajo… En líneas generales, Letizia se presentó como una ejecutiva bien aplicada, fiel al traje de chaqueta, con maletín de trabajo incluso, con prendas ya conocidas.

Dos excepciones, eso sí, nos levantaron el ánimo: el abrigo rosa cuarzo de Hugo Boss, que estrenó el 12 de enero para reunirse con la Fundación de Ayuda a la Drogadicción; y los pendientes que llevó el 22 de enero para su reunión con la Asociación Española Contra el Cáncer, y cuya firma sigue resultando un misterio. Bueno, chic@as, algo es algo…

¿Qué nota le ponemos a Letizia este mes de enero?

Letizia
El abrigo rosa de Hugo Boss, un estreno de color en un mes muy gris.
Letizia
Sus pendientes barrocos con forma de lágrima, una incógnita a resolver…