La presentadora de televisión ya ha vuelto al trabajo, pero antes de retomar las grabaciones de ‘La Voz’, se ha ido a la peluquería y a un centro para hacerse las uñas.


Eva González tomó la decisión de irse a Sevilla a pasar el confinamiento, ya que Madrid ha sido la comunidad con el número de contagios y de fallecidos por coronavirus más altos de España. Las grabacaciones de la ‘La Voz’, programa que presenta, fueron canceladas temporalmente por la crisis sanitaria, por lo que no dudó en volver a Mairena del Alcor, en Sevilla, para pasar allí la cuarentena.

Hasta allí viajó en compañía de su marido, Cayetano Rivera, y su hijo. Durante las fases de la desescalada, hemos visto a la familia paseando en las franjas horarias permitidas por la calle. Ya con el fin del Estado de Alarma, la familia al completo ha vuelto a Madrid para retomar sus respectivos compromisos profesionales.

De hecho, hace apenas unos días, Eva González desvelaba en su Instagram que ya estaba de vuelta al trabajo con una foto donde la vemos maquillada y peinada para los rodajes del exitoso. Pues bien, la presentadora ha querido prepararse para la vuelta y no ha dudado en pedir cita en la peluquería y en un centro de estética para hacerse las uñas por uno de los barrios más exclusivos de Madrid, el barrio Salamanca.

Al salir de casa, la primera parada de Eva González fue acudir a la gasolinera para echarle gasolina al coche. La presentadora iba sola, ya que todas las gestiones que iba a hacer era mejor hacerlas sin su pequeño. Y es que las medidas seguridad que hay que seguir actualmente por culpa de la pandemia obligan +a tener especial precaución.

Pues bien, después de repostar, la presentadora se dirigió hasta el barrio Salamanca de Madrid, aparcó el coche y se dirigió hasta la peluquería. Entró con un moño en la cabeza y salió con el pelo totalmente liso. Es la primera vez que vemos a Eva acudir a la peluquería después de la cuarentena, por lo que no descartamos que se haya hecho un tratamiento para mejor su cabello.

 

Tras arreglar su melena, la presentadora de televisión hizo una parada en una conocida cafetería de Madrid para comprar unos pasteles. Acto seguido, se fue a un centro de estética para hacerse las uñas. Antes de que la atendieran, Eva hizo una llamada y contestó algunos mensajes en su móvil.

Parece que Eva González necesitaba ponerse a punto antes de volver al trabajo después de tanto meses sin poder acudir a un centro de belleza, que tuvieron que cerrar. En un día se citó con varios centros de belleza. Ahora, ya lista, la presentadora está preparada para volver al trabajo. Estaba deseando después de haber estado tres meses sin trabajar tras el decreto del Estado de Alarma.