Sara Carbonero ha compartido un poema, que se ha convertido en su mejor definición, justo en el momento que echa el cierre a su peor año


Sara Carbonero siempre ha mostrado cada una de las reflexiones que ha tenido a lo largo de su vida. Sobre todo en el último año, donde ha vivido uno de los años más complicados después de que Iker Casillas sufriera un infarto y a ella le detectaran un tumor por el que tuvo que ser operada en mayo del pasado año. Han sido 365 días difíciles, pero que ella ha afrontado con optimismo y positividad, como ha ido demostrando desde el primer día que anunció que padecía cáncer. Durante este tiempo, Sara ha reflexionado de su vida a través de imágenes, de fragmentos de canciones, de poemas... Hasta ahora, que Sara se ha convertido en su propia poesía.

La presentadora, que ya ha echado el cierre al peor año de su vida, ha compartido el poema de Miguel Gane bajo el nombre de Sara. Un poema que se ha convertido en la mejor definición de la presentadora. El escritor acumula en su cuenta de Instagram más de 330.000 seguidores. Ahí es donde comparte cada uno de sus escrito que han llegado al corazón de muchas personas, incluida el de Sara Carbonero, que ha querido compartirlo con todos sus seguidores. ¿Será Sara la inspiración para hacer un poema bajo su mismo nombre? Sea como fuere, lo cierto es que en el escrito hay mucho de la presentadora, de su filosofía de vida y de cómo la vemos a lo largo de todos sus años. A continuación puedes leer el poema completo.

Sara Carbonero ha compartido un poema bajo su mismo nombre

«A las cosas pequeñitas
tú las haces grandes, enormes, saragníficas.
En los días grises,
tú eres un paraguas de esperanza
y saranidad.
Elijo Sara para viajar al centro de la tierra
porque su sonrisa es epicentro.
Pido Sara para encabezar
la revolución de las flores
y así decir:
«Sara, sin ti las rosas serían marrones».
Mañanas de Paracetamol,
agua y mucha Sara,
porque menudo sarao
te pillaste anoche,
y vaya resacara esta mañana.
Sara como sobredosis
de cualquier adicto a las curvas.
Suena Saratoga
cada vez que te tocas,
porque sin ti todo es Antártida.
Sabes como la estrella de los tejados,
eres lo más Sara’n roll de por ahí,
te sientes presumida
y te quieres carmesí.
Sara para salvar ballenas
y decir «Ballenas, ¿cuál es vuestro oficio?».
Prefiero Sara a la poesía,
me confieso un sarático
de su forma de llevarse el pelo
por detrás de la oreja.
Escribir sarógrafia
como el más sutil deseo,
como la más virgen propuesta.
Sara expuesta como un cuadro en el Louvre:
y que todos digan: «Vaya Sara de arte».
Estar en modo aleatorio
y que aparezca Sara.
Sara de portada en Vanity,
porque sus piernas sí que son un sarastáculo .
Sara para echar de menos,
porque todo lo que es capaz de ofrecerte Sara
no te lo dará nadie.
Sara para los que no se conforman con poco.
Sara sin límites.
Sara para siempre.
Sara haciéndose eterna.
Bailando».