Sara Carbonero e Iker Casillas empiezan por fin a vivir una de las mejores etapas del que ha sido su peor año. Tras el infarto de miocardio que sufrió el portero del Porto, la periodista tenía que ser operada de un tumor de ovarios, del que tuvo finalmente tratamiento de quimioterapia de manera preventiva.

Hace apenas unos días se confirmaba que Sara Carbonero había recibido buenas noticias por haber llegado al fin del tratamiento después de uno de los peores veranos de su vida. Ahora solo tiene que seguir sometiéndose a las revisiones periódicas con el fin de estar controlada.

El otoño ha llegado para ser la mejor época del año para la familia Casillas Carbonero, ya que las buenas noticias no paran de llegar. De hecho, no han dudado en celebrar por todo lo alto el santo de Martín, su hijo mayor. Y es que hay muchos motivos para estar feliz y celebrar la vida.

«#felizSanMartín #celebrartodolocelebrable #11denoviembre #sorpresas #Porto #slowlife«, escribía la periodista con una foto de su hijo mayor con cuatro globos en forma de cebra, caballo, hamburguesa y fresa. En el salón de su casa, Martín posa frente a los dos ventanales que dan al mar.

Y es que hay muchos motivos por los que celebrar la vida y han aprovechado el santo de Martín para disfrutar de una tarde en familia. «Celebrar todo lo celebrable», escribía Sara, que está dispuesta a no dejar pasar ninguna fecha especial.