La periodista ha compartido una nueva imagen en la que deja claro que no necesita filtros para sonreírle a la vida.


Sara Carbonero ha dado una importante lección de vida después de tomar una tajante decisión en su lucha contra el cáncer que le diagnosticaron hace poco más de un año. El pasado 26 de mayo, la mujer de Iker Casillas reaparecía y se mostraba públicamente con el pelo corto. Un gesto de valentía, que fue aplaudido por un sinfín de rostros conocidos, con el que pretendía normalizar su lucha.

Unos días después de dar su paso más honesto, la periodista continúa mostrando su lado más natural y no duda en compartir más imágenes de su significativo cambio de imagen. Lejos de cambiar su rutina, la mejor amiga de Isabel Jiménez continúa disfrutando de los mejores placeres que Oporto le brinda. Así, nos ha dejado constancia de su fin de semana más relajado.

Sara Carbonero ha disfrutado de su fin de semana más natural y relajado y han mostrado su deseo de que todo vuelva a la «nueva normalidad» para volver a disfrutar de los divertidos paseos por el río Duero. Un plan muy habitual para la pareja pero que no pueden llevar a cabo debido a las medidas y restricciones de seguridad implantadas por las autoridades sanitarias del país. «Volveremos a surcar los ríos«, ha indicado la influencer, que cuenta los días para volver a disfrutar junto a sus pequeños, Martín y Lucas, y su marido de su plan preferido por la ciudad.

Además de su paseo por la Ribeira de la ciudad lusa, la periodista y el que fuera jugador del Real Madrid han disfrutado de las vistas del puente Don Luis I. Y como era de esperar, Carbonero no ha dudado en inmortalizar el momento. Eso sí, vistas con un té caliente, y un bollo recién sacado del horno, para no perder las costumbres. En este relajado fin de semana, la que fuera rostro de Mediaset nos ha regalado una nueva imagen en la que le pone color a la vida. Una instantánea en la que deja claro que no necesita filtros para enfrentarse a su realidad.