Un día después de oficializar su separación de Iker Casillas, la periodista ha disfrutado de una divertida noche flamenca frente a la chimenea de su casa.


El pasado viernes, Sara Carbonero e Iker Casillas hacían público mediante un comunicado el anuncio de su separación tras varios días de rumores y especulaciones sobre su relación. Tan solo unas horas después, tanto la periodista como el exguardameta reaparecían a través de sus redes sociales para demostrar que aunque ahora sus caminos vayan por separado continúan haciendo sus vidas. Así, este sábado, la que fuera rostro de Mediaset acudía a una fiesta con sus dos hijos, Martín y Lucas, y por la noche disfrutaba de un plan de lo más flamenco.

Redes sociales

De lo más sport y sin perder la sonrisa, Sara Carbonero se sentaba en un cajón flamenco mientras que se divertía recordando y cantando «Volando voy», uno de los populares temas de Camarón de la Isla. «Enamorao de la vida«, escribía la periodista junto a la instantánea en blanco y negro. Una clara declaración de intenciones por parte de la también empresaria en la que hacía hincapié en que le quedan muchas aventuras por vivir y que su separación de Iker Casillas es tan solo un punto y aparte en su historia.

Además de esto, Sara Carbonero compartía en sus historias de Instagram una instantánea en la que se podía ver cómo la chimenea de su casa se convertía en la gran protagonista de su noche más flamenca disfrutando de la música. A las pocas horas de compartir la imagen en cuestión, la periodista recibía un sinfín de comentarios. «Esa flamenca bonita«, le dedicaba su amiga del alma, Isabel Jiménez, quien sin duda se ha convertido en su gran apoyo ante los momentos de adversidad por los que ha pasado en los últimos tiempos.

Mientras que Sara disfrutaba de los pequeños placeres de la vida, Iker Casillas tomaba distancia y se marchaba a Sevilla para pasar el fin de semana. Aunque se desconoce si ha sido por motivos laborales o personales, lo cierto es que el exjugador del Real Madrid compartía una imagen en la que aparecía posando con los brazos cruzados y una media sonrisa en la que aparecía el río Guadalquivir de fondo. No obstante, con esta imagen queda patente la buena sintonía que existe entre Casillas y Sara Carbonero, al igual que con la familia de esta última. La periodista no dudaba en darle «me gusta» a la publicación y su hermana se lanzaba a comentarle: «Carita de interesante!!🤔».

Vidas separadas pero unidos por sus hijos

Redes sociales

Desde la esclarecedora entrevista de Iker Casillas en SEMANA, en donde entonaba el mea culpa al asegurar que no había estado al lado de su mujer todo lo que necesitaba, los rumores sobre una posible crisis sentimental entre ambos comenzaron a dispararse. El exguardameta desmintió las especulaciones pero sí hizo hincapié en el distanciamiento que se había producido entre ambos como consecuencia de los problemas de salud de ambos y que no habían estado pendiente el uno del otro como deberían de haberlo estado.

Tal y como pudo saber esta revista, los planes de futuro de la pareja pasaba por seguir viviendo bajo el mismo techo, a pesar de que el amor entre ambos había acabado. Iker y Sara inician caminos separados pero centrados en buscar la felicidad de sus dos hijos en común.