La explosión que ha tenido lugar este mismo domingo, 13 noviembre, en Estambul ha pillado a Rosa Benito de vacaciones en la ciudad turca. La exmujer de Amador Mohedano pronto se ha pronunciado en redes para tranquilizar a sus seguidores. «Para los que me preguntáis… ¡Todo bien! Seguimos con nuestra vida. Gracias», ha sido el mensaje publicado. La colaboradora ha viajado a Estambul acompañada de algunas amigas.

Rosa Benito
Instagram

El atentado se ha producido sobre las 14:20 horas en el centro de la ciudad, concretamente en una de las arterias comerciales más destacadas, la avenida Istiklal. Una calle muy concurrida por los ciudadanos, entre ellos, muchos turistas. Al menos 6 personas han muerto tras la gran explosión y medio centenar han resultado heridas. El vicepresidente de Turquía, Fuat Oktay, ha confirmado que se trata de un ataque terrorista y que una mujer ha sido la autora de la explosión.

Una frenética semana para Rosa Benito

Aunque Rosa Benito se encontraba en Estambul, no ha sufrido ninguna consecuencia por el atentado, tal y como ella misma ha confirmado. La colaboradora ha vivido una semana en la que no ha parado ni un solo minuto. Y es que viajaba a Turquía después de haber permanecido uno días en Nueva York. La colaboradora quiso acompañar a su hija, Rosario Mohedano, durante un compromiso profesional en la Gran Manzana. Allí tuvo que cantar durante un recital celebrado en un lujoso restaurante ubicado en las inmediaciones de Central Park. Madre e hija se relajaron al máximo y olvidaron las polémicas en las que se ha visto inmersa la familia durante esta última etapa marcada por el testimonio de Rocío Carrasco en la segunda entrega de su docu-serie, ‘En el nombre de Rocío’.

rosa benito

Al igual que hizo durante su estancia en Nueva York, la colaboradora nos ha hecho partícipes de este último viaje a través de su cuenta de Instagram. Allí ha tenido tiempo de visitar algunos de los lugares más destacados, entre ellos, ha realizado una visita a la mezquita de Santa Sofía, símbolo de la ciudad. «Impregnándome de paz. Visitas que te dan buenas energías», añadía desde esta antigua basílica ortodoxa. Rosa Benito está acompañada por dos buenas amigas. Un viaje de desconexión para olvidar los problemas familiares. «Viaje de chicas, viaje de amigas, viaje de risas», añadía feliz.