Vídeo: Europa Press

Rocío Flores cae rendida ante el bocata típico de Madrid tras regresar de Ibiza

Rocío Flores es una influencer, está rodeada de lujo y el glamour se le presupone, pero esto no le evita saber disfrutar con un bocata de calamares por las calles de Madrid. Vea el vídeo para descubrir cómo se come este típico manjar madrileño

Mucho se habla del cocido madrileño o los callos cuando se habla de gastronomía típica de Madrid, pero lo que ha triunfado por las calles de la capital es comerse el tradicional bocata de calamares, como bien sabe Rocío Flores, que no ha podido resistir la tentación de probar este manjar mundano tras regresar de su privilegiado viaje a Ibiza. La hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores ha dejado a un lado el lujo, el glamour y la ostentación que luce en las redes sociales en su labor como influencer, para dejarse seducir por uno de los platos más icónicos de Madrid para comer a pie de calle. La mejor manera de regresar a la rutina tras las vacaciones, recargar pilas y saciar el apetito en buena compañía en tiempos convulsos.

Así se muestra en el vídeo que abre esta noticia y en el que se puede ver cómo Rocío Flores se come a cuerpo de reina un bocata de calamares que le debe estar sabiendo a gloria. Son muchos los líos personales y profesionales que tiene en mente estos días, muchos problemas a los que prestar atención urgente y mucho que planificar de cara a una próxima temporada que se atisba igual de complicada, pero Rocío Flores ha entendido ya que la vida ha de vivirse sabiendo valorar los pequeños placeres de la vida, en el presente, y dejando el pasado atrás y el futuro sin pretensiones. Esto lo lleva a cabo junto a su novio, Manuel Bedmar, saboreando uno de los bocadillos que más fama tienen por las calles de Madrid y dejando el resto de los problemas aparcados por un momento y regalándose un momento de tranquilidad en una terraza en plena calle, sin importarle las miradas indiscretas o el qué dirán. Y es aquí donde quizá encuentre pequeños retazos de felicidad que le ayuden a coger fuerza para lo que está por venir.

Foto: Instagram

Rocío Flores ha dejado aparcado su labor en televisión tras finalizar su contrato de colaboración con Mediaset para comentar lo que sucedía en ‘Supervivientes’. Tras el triunfo de Olga Moreno en el reality ella poco o nada más tiene que hacer en los platós, por lo que se ha centrado en explotar su faceta más influencer y apostar por la vida de lujo que le ofrecen las redes sociales. Un trabajo bien remunerado que le ha llevado a pasar unos días de ensueño en playas de Ibiza, donde ha compartido espacio con una infinidad de rostros famosos que durante estos días pasan por la isla pitiusa en busca de relax y postureo a partes iguales.

Una vez finalizado su viaje por la isla balear puso rumbo a Málaga, donde su familia la esperaba para celebrar una reunión con Olga Moreno como principal protagonista, como así publicó este miércoles la revista SEMANA. Terminada esta fiesta en honor a la esposa de su padre, Rocío Flores regresó a Madrid para estar junto a su chico y continuar con su ajetreada vida, pero para ello necesita recargar pilas y nada mejor que un bocata de calamares para ello. Vea el vídeo para descubrir cómo se lo come y lo feliz que se la ve con este manjar mundano.