Rocío Carrasco ha vivido este viernes a una de sus noches más duras. La hija de Rocío Jurado ha visto por primera vez algunas de las declaraciones públicas que han hecho algunos de sus familiares más mediáticos a lo largo de los últimos meses con motivo de la emisión de su serie documental. Tras ‘El Precio del Silencio’, la empresaria se ha mostrado horrorizada tras escuchar determinadas palabras de sus tíos, Amador y Gloria Mohedano, y ha acusado a Rosa Benito de ser una veleta y actuar en función de recibir toques de atención. 

Rocío Carrasco plató
Telecinco

A lo largo de los 50 minutos de ‘El Precio del Silencio’, el especial que ha emitido Telecinco en el que se recogen las reacciones de los familiares mediáticos a la serie documental de Rocío Carrasco, se ha demostrado las diferentes posturas que ha tomado Rosa Benito a lo largo de los últimos meses. En concreto, comenzó empatizando con su sobrina y terminó acusándola de mentir sobre sus vivencias personales. Sobre esto, ya en plató, la hija de Rocío Jurado se sinceraba y reconocía que la colaboradora de ‘Ya es mediodía’ iba con el viento y actuaba en función de los toques de atención que recibía por parte de su familia. «Según cuantas veces suene su teléfono, va cambiando de registro. Es veleta dependiendo de quién le dé el toque de atención«, comenta.

Cabe recordar que el día después de la emisión del primer episodio de la serie documental de Rocío Carrasco, Rosa Benito reaparecía en ‘Ya es mediodía’ y admitía, entre lágrimas, que si la necesitaba, ella iba a estar ahí. En el especial de este viernes, se ha demostrado que, 314 días más tarde, la madre de Rosario Mohedano aún no se ha puesto en contacto con la hija de Rocío Jurado. 

Rocío Carrasco tacha de «deleznable» las actitudes de sus tíos

Rocío Carrasco ha vivido en una auténtica montaña rusa de emociones durante la emisión de este especial y ha reconocido que le ha dado mucha pena ver determinas intervenciones de algunos de sus familiares más directos. En concreto, hacía mención a dos. En la primera, la hija de Rocío Jurado se llevaba las manos a la cabeza después de ver cómo su tía Gloria Mohedano aseguró que no iba a estar a su lado después de que esta confesara que había intentado quitarse la vida. «Me ha dolido por mi madre, me ha horrorizado por ella porque si lo hubiera visto, le hubiera clavado un puñal en el pecho. Ella (Gloria Mohedano) dice que está al lado de los niños. Me ha parecido aberrante por el semblante, por la mirada, por la intencionalidad», comentaba.

Sobre Amador Mohedano, Rocío Carrasco hacía hincapié en que le parecía una barbaridad que pudiera decir en televisión para finalizar una de sus intervenciones que «no sabía ni lavarse las bragas». «Me parece deleznable. Lo puedo entender porque sé como es cada uno. Me han parecido horrorosas porque se me ha venido la imagen de mi madre», aseveraba.