Rocío Carrasco ha demostrado no tener pelos en la lengua y se ha dirigido a Olga Moreno, sobre la que no tiene un buen concepto.


A pesar de que Olga Moreno se encuentra en ‘Supervivientes’, la esposa de Antonio David Flores no ha podido evitar convertirse en protagonista de la docuserie de Rocío Carrasco. Aunque sí la había demandado y la había llevado a los tribunales, lo cierto es que en muy pocas ocasiones la había mencionado en televisión. Hasta ahora. En el capítulo de ‘Miedo’, el octavo episodio de ‘Rocío. Contar la verdad para seguir viva’ Rocíito ha hablado sin ningún tapujo sobre la malagueña. Tras narrar el tenso momento en el que se vieron frente a frente en el hospital en el que su hijo David estaba ingresado, la hija de ‘La más grande’ ha atacado a la empresaria. «Esa que ahora va de madre coraje y dice que no atiendo a los niños, miente», ha dicho. 

Gtres

Esta declaración, a buen seguro, hará estallar a Olga cuando sea expulsada del reality, aunque no es lo único que ha dicho sobre ella. Después de que la redactora preguntara a Rocío Carrasco si Olga cuidaba bien de sus dos hijos, Rocío respondía con rabia y contundencia. “Si me hablas de cuidados físicos o atención, te tengo que decir que no. Me he pasado seis años de mi vida a cazar piojos, de mi casa se iban los niños como dos pinceles cuando volvían tenía que irme de ‘caza’ otra vez», ha comentado Rocíito. Según ella, esta situación se sucedía de forma continúa, aunque el entorno de su expareja lo negaba en aquella época. De esta situación se percató en la clínica en la que estaba David a causa de una neumonía, aunque este hecho tan solo fue uno de tantos. Así lo demuestra que Rocío pidiera auxilio a la pareja, un ruego que no dio los frutos que ella esperaba, tal y como ha comentado en este último episodio de este miércoles. Asegura que tenía que soportar las humillaciones e insultos de su hija hasta que se cansó y se reunió con ellos para dar por finalizado ese infierno.

Gtres

«Rocío en ese hospital actúa conmigo como a ella le habían indicado que tenía que actuar…faltándome el respeto, diciéndome que yo a ella no le mandaba. Esa vez ellos la reprendían y le decían que a mí no me hablara así (…) Entonces, viendo esa actitud hay un día en el que al niño se lo llevan para hacerle una prueba y nos quedamos en esa habitación el padre, la mujer y yo«, dice Rocío en el octavo episodio de ‘Rocío. Contar la verdad para seguir viva’. En ese momento, les pidió ayuda, pues ya no sabía cómo afrontar el cambio de actitud que estaba teniendo su hija.

«Rocío me falta al respeto, me llama ‘Puta’, me desafía, tiene una actitud déspota, humillándome. Yo les pido auxilio, imbécil de mí, pensando que quedaba el mínimo sentido común en esas dos personas. Antonio David me decía que no se podía creer que ella le hablara así, que no se podía creer que eso fuera así y me lo decía con una sonrisa. Cuando les pido colaboración para que eso no sucediera más, les pido que no me vendan delante de ella. Que no le cuenten a la niña que les he contado esta actitud. Le digo a Olga que tiene mi teléfono, que me llame si pasa algo y nos ponemos de acuerdo y tomamos una decisión conjunta, era una colaboración por el bien de la niña. Tragándome todo y con ganas de pisar la cabeza, pero ahí estaba la tía porque yo tenía dos hijos y era lo más importante en mi vida», continúa. No obstante, su ruego no fue respetado.